Senadores de EEUU visitan a Alan Gross

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    El demócrata Tom Udall y el republicano Jeff Flake.

    Dos senadores estadounidenses, el demócrata Tom Udall y el republicano Jeff Flake, se encuentran de visita en Cuba, donde mantuvieron este martes un encuentro de dos horas con el subcontratista Alan Gross, preso en la isla desde 2009, y se reunieron además con funcionarios de varios ministerios.

    Los senadores, ambos del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, dijeron a periodistas en La Habana que el principal mensaje de su reunión con Gross es que "quiere regresar ya a casa y algo debería hacerse al respecto".
    Flake, senador por Arizona, precisó que la conversación con Gross fue "privada", por lo que no dieron más detalles, pero aclaró que nada de lo que les manifestó contradice las declaraciones que este ha hecho públicamente.
    "Obviamente, la solución para su liberación es diplomática. El hecho de que Jeff y yo estemos aquí, nos hayamos sentado con él para compartir impresiones es importante. Es el primer paso a una solución diplomática", expresó el senador Udall, por Nuevo México.
    Gross, de 65 años, era un contratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (Usaid), que fue arrestado y encarcelado en diciembre de 2009 y, catorce meses después, juzgado y condenado a 15 años de prisión por lo que el Gobierno cubano describió como "acciones contra la integridad territorial del Estado".
    Ambos senadores insistieron en que el propósito de su visita no es solamente impulsar la liberación de Gross, sino estrechar relaciones con Cuba, para lo que también se reunieron con el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, y con responsables de los ministerios de Trabajo y de Economía.
    "Creo que hay oportunidades reales de negocio para las empresas estadounidenses. Cuba se está abriendo poco a poco y creo que podemos sacar provecho de la situación sobre el terreno aquí", señaló Udall, que destacó el potencial de los sectores de la agricultura, telecomunicaciones y energía.
    Los dos senadores también se mostraron partidarios de que Estados Unidos levante el embargo económico sobre la isla, vigente desde 1962, y de la prohibición que impide a los ciudadanos estadounidenses viajar libremente a la isla, que deriva del bloqueo.
    Para el senador Flake, levantar la prohibición de los viajes es uno de los aspectos fundamentales para "normalizar" las relaciones con Cuba y se mostró partidario de retirar las categorías específicas para viajar a la isla, en favor de una licencia general para todos los ciudadanos de su país.
    En estos momentos, los viajes de estadounidenses a Cuba requieren una licencia que autoriza el Departamento del Tesoro de Washington, aunque desde 2011 se han flexibilizado para estudiantes, académicos, periodistas o religiosos.
    Flake admitió que retirar la prohibición puede acarrear restricciones por parte de Cuba a la entrada de estadounidenses, aunque minimizó su impacto, ya que el país "necesita los ingresos" por turismo que puedan derivar de esa situación.
    "Yo siempre he dicho que si alguien me prohíbe viajar a Cuba deberían ser los comunistas, y no mi propio Gobierno", aseveró.
    Los dos senadores, que llegaron a Cuba el pasado domingo, visitaron ayer lunes el Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kourí" (IPK), donde se interesaron sobre el sistema de salud cubano y las acciones emprendidas por la isla en el combate contra el ébola, según información divulgada en la web de este centro.
    La visita a La Habana de los dos senadores se produce en un momento de creciente debate en Estados Unidos sobre la posibilidad de normalizar las relaciones con Cuba, país con el que rompió sus vínculos diplomáticos en 1961 y al que aplicó un embargo económico y comercial un año después.

    El diario "The New York Times" ha dedicado en las últimas semanas varios editoriales a Cuba, en los que aboga por mejorar los vínculos bilaterales.