Otro arresto de opositor en Cuba

José Daniel Ferrer ha sido arrestado y sus papeles incautados.

Otro arresto de opositor en Cuba
Por EFE 9 de agosto de 2014

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) denunció este jueves que el disidente José Daniel Ferrer, exprisionero de conciencia del "Grupo de los 75", fue detenido por la policía política en su casa, de donde fueron incautados varios documentos y pertenencias.
Un comunicado divulgado en La Habana por el portavoz de la comisión, Elizardo Sánchez, afirma que Ferrer fue detenido este jueves después de que la policía política "asaltó su hogar" en la provincia de Santiago de Cuba, en el este de la isla, "a una hora en que la familia todavía estaba durmiendo".
Añade que fueron incautados "todos los medios de trabajo, documentos y otras pertenencias de Ferrer García y su familia".
La CCDHRN solicita "acciones urgentes para exigir la excarcelación de este pacífico y respetado opositor cubano" y precisa que su hogar "ha sido asaltado al menos en otra ocasión hace pocos meses".
Además, afirma que Ferrer "es sometido a verdaderas cacerías humanas por parte de la policía política secreta cada vez que trata de desplazarse dentro de su provincia de residencia o hacia otras regiones del país".
La última de esas detenciones tuvo lugar el pasado 30 de julio y duró 36 horas con el objetivo de impedir que viajara a La Habana, según consideró el propio Ferrer tras ser liberado.
Ferrer, de 42 años y residente en la localidad oriental Palmarito de Cauto (provincia Santiago de Cuba), lidera el grupo opositor ilegal Unión Patriótica de Cuba y en lo que va de año ha sido detenido temporalmente en otras ocasiones en los meses de febrero, abril y mayo.
Como miembro del "Grupo de los 75", como se conoce a los opositores condenados en la primavera de 2003, Ferrer fue dejado en libertad en marzo de 2011 bajo la figura de "licencia extra penal" y estuvo entre los doce disidentes de ese colectivo que se negaron a viajar a España como condición para salir de prisión.
La CCDHRN destaca que la denominada "licencia extra penal" es "una especie de espada de Damócles" que permite que el opositor pueda ser "devuelto a prisión en cualquier momento sobre la base de una simple decisión policial, sin que tenga que pedirse autorización a ningún tribunal".
El Gobierno cubano cataloga a los disidentes y opositores como contrarrevolucionarios y mercenarios al servicio de Estados Unidos.