Descartan cáncer de Alan Gross

Gobierno cubano asegura que mantiene un estado de salud "normal".

Judy Gross, esposa del estadounidense Alan Gross, preso en Cuba, ha apelado ante las autoridades para que lo liberen.
Judy Gross, esposa del estadounidense Alan Gross, preso en Cuba, ha apelado ante las autoridades para que lo liberen.
Por EFE 3 de septiembre de 2014

LA HABANA.- El Gobierno de Cuba afirmó este miércoles que el contratista estadounidense Alan Gross, que cumple una condena de 15 años de prisión en la isla, mantiene un estado de salud "normal" y no tiene lesiones cancerígenas, según el resultado de una biopsia que se le practicó en su hombro izquierdo.


El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba informó en un comunicado fechado este miércoles que Gross recibe "tratamiento adecuado" para sus padecimientos, incluidos aquellos crónicos y "típicos de su edad" que tenía antes de ser arrestado en La Habana.


"Gross mantiene un régimen voluntario de ejercicios físicos sistemáticos y sigue una dieta balanceada de su elección, lo cual le ha permitido eliminar su anterior condición de obesidad", indica la nota.


Apunta que su peso es "normal" y que Gross mantiene comunicación telefónica semanal con su esposa y su familia y recibe visitas consulares mensuales.


Según el comunicado, el pasado lunes el equipo médico que atiende a Gross se reunió en la sede del Minrex con diplomáticos de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana y personal sanitario de esa oficina para informarle detalles de la salud del contratista estadounidense.


En la reunión, a la que asistió el jefe de a SINA, John Caulfield, los médicos cubanos entregaron "información actualizada" sobre la salud de Gross, incluido el resultado de una biopsia que se le practicó a fines de octubre en una lesión en el hombro, que no resultó cancerígena.


"Esta prueba no pudo ser practicada con anterioridad, pues el señor Gross se negaba a ello", señaló el Minrex, y subrayó que la conclusión del estudio le fue informada "inmediatamente" al contratista.


La nota agrega que el lunes la Sección de Intereses de Cuba en Washington también comunicó el resultado de la biopsia al Departamento de Estado y a la esposa del contratista, Judy Gross, quien en los últimos meses ha insistido en denunciar el deterioro de la salud de su marido en la isla.


Alan Gross, que trabajaba para una empresa subcontratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional, USAID, fue encarcelado en Cuba en diciembre de 2009 por distribuir tecnología de comunicaciones a una comunidad judía.


En marzo de 2011 fue juzgado en la isla y condenado a quince años de prisión bajo la acusación de realizar actividades subversivas contra el Estado cubano.


Su caso se ha convertido en un nuevo foco de tensión entre el Gobierno de Cuba y el de Estados Unidos, que insiste en la inocencia del contratista y pide su liberación al presidente Raúl Castro.


Este mes Gross y su mujer presentaron una demanda contra Estados Unidos y la empresa que lo contrató por no haberle advertido de los riesgos de viajar a Cuba o protegido adecuadamente.