Cuba: Raúl despide a presidente chino

Xi Jinping estuvo acompañado de su par y anfitrión cubano Raúl Castro, durante su segunda y última jornada en el país caribeño.

Cuba: Raúl despide a presidente chino
Por EFE 21 de agosto de 2014
El presidente de China, Xi Jinping, cerró este miércoles en Santiago de Cuba su visita oficial a la isla, punto final de un periplo con acento en el reforzamiento de las relaciones económicas del gigante asiático con América Latina.

Xi Jinping estuvo acompañado de su par y anfitrión cubano Raúl Castro, durante su segunda y última jornada en el país caribeño, en la que realizó un recorrido por Santiago de Cuba, situada 940 kilómetros al este de La Habana, donde desarrolló la primera parte de su agenda de dos días.

Ambos líderes iniciaron las actividades en la ciudad oriental, segunda en importancia de la isla, con un homenaje al Héroe Nacional cubano José Martí, en el mausoleo que guarda sus restos en el Cementerio de Santa Ifigenia, reportaron medios oficiales.

Después recorrieron el museo de la ciudad escolar "26 de julio" instalada en el antiguo cuartel militar "Moncada", donde el líder cubano Fidel Castro junto a un grupo de jóvenes seguidores encabezó en 1953 la primera acción armada de la revolución que llegó al poder en enero de 1959.

Antes de finalizar su estancia en Cuba, Xi Jinping visitó la sede de la Asamblea Municipal (Gobierno local) de Santiago y recorrió el céntrico y emblemático Parque Céspedes, en compañía de Raúl Castro.

Xi Jinping arribó a La Habana el lunes a la cabeza de una numerosa comitiva de funcionarios gubernamentales y empresarios de diversos sectores que se interesaron por conocer las posibilidades de inversión y ampliación de la cooperación comercial con Cuba durante un foro de negocios.

La misión empresarial china se reunió con representantes de entidades de la Cámara de Comercio cubana para identificar posibles negocios, en un momento en que la isla busca atraer capitales foráneos a su Zona Especial de Desarrollo del megapuerto de Mariel y tras la entrada en vigor de su nueva Ley de Inversión Extranjera.

El gobernante chino llegó el lunes a la capital cubana y el martes emprendió un amplio programa que incluyó las conversaciones oficiales con su homólogo Raúl Castro, quien lo condecoró con la orden "José Martí", la máxima distinción que concede el Gobierno de la isla caribeña, y la firma de un paquete de 29 acuerdos de cooperación para vigorizar más la relación bilateral.

Entre los nuevos convenios figura el otorgamiento de dos líneas de créditos por parte de China a la isla, una libre de interés y la otra estará dedicada al proyecto constructivo de una moderna terminal en el puerto de Santiago de Cuba.

La inversión en la instalación ascenderá a más de 100 millones de dólares, y las obras incluirán un muelle de más de 200 metros de longitud, almacenes y equipos para operar buques con más de 40.000 toneladas, según precisó el director general del puerto santiaguero, Leonardo Naranjo, en declaraciones a la televisión estatal.

Los veintena de nuevos acuerdos entre Cuba y China también abarcan las áreas del petróleo, el níquel y el azúcar, salud biotecnología, agricultura, energía, turismo, industria, televisión digital, educación, hidrología, medio ambiente, cultura, el ciberespacio y las telecomunicaciones.

El presidente de China señaló durante su visita que su país y la isla, ambos de regímenes socialistas, trabajan juntos para llevar las relaciones bilaterales a "nuevas alturas", en momentos en que ambos países se encuentran enfrascados en sus respectivos procesos de reformas económicas.

Xi Jinping sostuvo también un encuentro con el líder de la revolución, Fidel Castro, durante el cual dialogaron sobre temas internacionales, acerca de la "amplia y creciente" cooperación entre Cuba y China, y de las investigaciones y estudios que realiza el expresidente cubano referidas a las posibilidades de multiplicar la producción de alimentos.

Además hablaron de la reciente cumbre del grupo BRICS (integrado por Brasil, India, China y Sudáfrica), celebrada en la ciudad brasileña de Fortaleza, en la que el mandatario de Pekín ofreció 35.000 millones de dólares de recursos propios para financiar proyectos en América Latina.

Cuba, fue la última parada de Xi Jinping, después de asistir en Brasilia a una reunión con líderes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), y realizar visitas oficiales a Argentina y Venezuela.