Zombis "a lo cubano"

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LA HABANA - "Yo sobreviví al Mariel, a la guerra de Angola, al Periodo Especial y a la cosa esta que vino después": así se presenta el héroe de "Juan de los muertos", la primera película de zombis hecha en Cuba pero, sobre todo, una irreverente comedia que se ríe de muchas realidades del país. La "revolución" de los muertos vivientes dirigidos por Alejandro Brugués, de 35 años, ha llegado esta semana a las pantallas de La Habana con el Festival de Nuevo Cine Latinoamericano, donde compite por el premio Coral al mejor largometraje de ficción. La de Brugués es una película con elementos propios del género (acción, sangre, cuerpos descompuestos...) pero con guión "a la cubana": ante la invasión zombi el protagonista se las ingenia para "resolver" y monta un negocio con el lema "Juan de los muertos. Matamos a sus seres queridos". Junto a su hija, su mejor amigo, el hijo de este, un travesti y un forzudo que se desmaya ante la visión de la sangre, Juan (Alexis Díaz de Villegas) se enfrenta a los zombis ávidos de carne humana en una loca aventura donde salen a relucir temas netamente cubanos como el exilio, la separación de las familias o la falta de expectativas de los jóvenes. La política no escapa a la sátira porque los muertos vivientes son presentados por la televisión oficial del régimen como "grupúsculos de disidentes al servicio del Gobierno de los Estados Unidos". "Juan de los muertos" se burla hasta de la sanidad, una de las banderas de la revolución cubana: cuando un anciano vecino del protagonista se transforma en muerto viviente su mujer lo atribuye "a las medicinas vencidas (caducadas) que dan en el policlínico". Es el segundo filme de Alejandro Brugués, su director, que se confiesa un apasionado del género zombi, del gran cine de entretenimiento de finales de los setenta y del cineasta norteamericano Steven Spielberg.