Virgen entregada al Papa en Cuba llega a Miami

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Una nueva imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, llegará este martes a la Ermita de Miami. Durante su visita a Cuba, unos fieles le entregaron al Papa Francisco una imagen de la Virgen con la encomienda de ser traída al exilio como símbolo de unidad de la familia cubana, (Publicado sábado 7 de mayo de 2016)

    Una nueva imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, llegará este martes a la Ermita de Miami.

    Durante su visita a Cuba, unos fieles le entregaron al Papa Francisco una imagen de la Virgen con la encomienda de ser traída al exilio como símbolo de unidad de la familia cubana.

    Antes de concluir su visita a Estados Unidos el Santo Padre les dejo la tarea a los obispos en Washington y ahora al fin en la Ermita se le prepara una calurosa bienvenida.

    La celebración estará presidida en la Ermita por el Arzobispo de Miami, Monseñor Thomas Wenski. Simultáneamente en el Santuario del Cobre, Santiago de Cuba, se estará ofreciendo una misa solemne con la presencia de los obispos cubanos a los pies de la venerada imagen, aparecida en 1612.

    Hubo que esperar siete meses antes que conformarán el traslado de la imagen pero ahora el Padre Juan Rumin, rector de la Ermita, señala que quizás había una razón. El 10 de mayo del 2016 se conmemora un centenario muy significativo, pues en esa misma fecha de 1916, la Santa Sede aprobó nombrar la Virgen de la Caridad como patrona de Cuba.

    La decisión se basó entonces en una petición de los mambises veteranos de la guerra de independencia.

    La imagen llegará en procesión por el camino que llega hasta la entrada de la Ermita. En los escalones se escucharán cantos con invitados especiales y luego se celebrará  una santa misa, durante la cual se reflexionará sobre el mensaje de inclusión que trae este acontecimiento.

    Pero este no será su hogar permanente. La Arquidiócesis de Miami está de acuerdo en que  esta sea una virgen viajera que visite todas las comunidades cubanas en la diáspora, algo que alienta visitantes en la Ermita de la Caridad.