"Viernes Santo se debe mantener"

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LA HABANA - Los cubanos esperan que el festivo por Viernes Santo se mantenga en la isla, donde se vive el primer descanso por esa celebración religiosa en décadas gracias a un decreto con "carácter excepcional" del Gobierno tras la visita del papa Benedicto XVI al país. Varias personas consultadas por Efe en las calles de La Habana coincidieron en que la medida se debe mantener de forma definitiva en Cuba, como muestra de "respeto" y "civismo". "Aunque nuestra cultura religiosa católica no esté tan enraizada, creo que se debe respetar este día porque es la forma de demostrar que respetamos a esa religión y a sus seguidores", afirmó Annia González, una estudiante de 22 años que no practica el catolicismo. Miriam Rodríguez, una habanera de 62 años que tampoco es católica, insistió en que esa religión "es predominante" en Cuba y la decisión de mantener el festivo de Viernes Santo sería "lo correcto en respeto a ellos". Las calles de La Habana mostraban este viernes un ambiente tranquilo, con poco tráfico y movimiento, en tanto algunos entrevistados por Efe ni siquiera estaban al tanto del descanso laboral decretado por el Gobierno. La decisión del Consejo de Ministros fue anunciada tres días después de que el papa Benedicto XVI finalizara a fines de marzo su visita a Cuba, donde el pontífice pidió al presidente Raúl Castro la restitución de ese festivo. El Gobierno cubano declaró que este 6 de abril tendría lugar un "receso laboral" con "carácter excepcional" por este año, y reservó "a los órganos superiores de la Nación la determinación definitiva" sobre el tema. Se trata del primer viernes de Semana Santa que se celebra como día festivo en Cuba desde inicios de la década del sesenta, cuando la revolución de 1959 liderada por Fidel Castro eliminó ese descanso del calendario. Miguel Valverde, un católico de 79 años, dijo a Efe que aquella decisión del Gobierno revolucionario "fue un gran error porque el pueblo cubano es religioso". Según datos del Vaticano, los católicos en Cuba representan el 60.19 por ciento de la población, con más de 6 millones de fieles. Otras fuentes consideran que la religiosidad predominante en la isla está marcada por el sincretismo entre el catolicismo y las religiones africanas, y fijan que entre un 70 u 80 por ciento de la población sigue prácticas afrocubanas como la santería. La Iglesia católica en Cuba estima que solo el uno por ciento de la población del país asiste regularmente a misa.