Casa Blanca obsesionaba a sospechoso

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    WASHINGTON -- Un hombre vestido de negro que estaba obsesionado con el presidente Barack Obama detuvo su automóvil cerca de la Casa Blanca por la noche y efectuó disparos de fusil que resquebrajaron una ventana en la residencia de la familia presidencial, informaron las autoridades. En ese momento Obama estaba de viaje.

    El Servicio Secreto halló que dos balas hicieron impacto en la Casa Blanca y la policía arrestó a Oscar Ramiro Ortega Hernández el miércoles en Pensilvania después de una búsqueda de cuatro días.

    La policía arrestó al sospechoso de 21 años en un hotel después que un empleado reconoció su fotografía. Ortega debía comparecer a las 2 pm del jueves ante un tribunal federal en Pittsburgh.

    La Casa Blanca no quiso comentar sobre la situación.

    Video: Casa Blanca obsesionaba a sospechoso

    Video: Casa Blanca obsesionaba a sospechoso
    (Publicado viernes 1 de agosto de 2014)

    Las autoridades investigan la salud mental del detenido y dicen que hay indicios de que creía que atacar la Casa Blanca era parte de una misión personal de Dios, según un agente que habló con The Associated Press. También hay indicaciones de que el individuo estaba obsesionado con Obama y con la Casa Blanca, dijeron dos funcionarios que hablaron con la condición del anonimato debido a que la investigación está en desarrollo.

    El viernes por la noche se efectuaron disparos en dirección de la Casa Blanca. Los agentes descubrieron el martes que una de dos balas hizo impacto en el exterior y la otra resquebrajó una ventana en el ala residencial del segundo piso, sin penetrarla debido al vidrio antibalas. La ventana está en el medio de la residencia de la familia del presidente.

    Obama y su esposa Michelle estaban en viaje a California y Hawai en el momento del ataque. El presidente después viajó a Australia e Indonesia en una gira de nueve días por el Asia y el Pacífico.

    Obama y su esposa estaban en California sin sus hijas Malia y Sasha, pero la Casa Blanca no indicó por ahora quién estaba en la residencia en el momento de los disparos.