Tareas pendientes en la lucha contra el ébola

Tareas pendientes en la lucha contra el ébola

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    NACIONES UNIDAS - Cerca de 1,000 nuevos casos de ébola fueron registrados en las últimas tres semanas pese al avance logrado en el combate contra la mortal enfermedad, y "la batalla está lejos de ganarse", expresó el martes el jefe de misión de las Naciones Unidas en África Occidental.

    Ismael Ould Cheikh Ahmed dijo a la Asamblea General de la ONU que "el ébola es todavía una amenaza global".

    Pero señaló que las "aterrorizantes" y "creíbles proyecciones" de hace tres meses que pronosticaban hasta 10,000 casos por semana para diciembre nunca se materializaron debido a la respuesta médica, logística y financiera de países de todo el mundo, incluidos casi $2,500 millones en ayuda humanitaria.

    "La epidemia ha cedido y ahora estamos comenzando a ver un declive general en el número de nuevos casos", indicó Ahmed, nuevo jefe de la misión de la ONU encargada de combatir el ébola (UNMEER).

    Liberia ha registrado el mayor declive, tras promediar más de 300 casos semanales en agosto y septiembre, a menos de 10 por semana en la actualidad, señaló en una conferencia telefónica desde Sierra Leona.

    "Con los esfuerzos continuos y vigilancia. la meta de acabar con el ébola en Liberia está potencialmente al alcance", señaló Ahmed.

    Aunque el número de casos reportados en Guinea se redujo de 114 en la última semana de diciembre a menos de 30 la semana pasada, informó que muchas comunidades en zonas rurales son abiertamente hostiles y bloquean la entrada de los trabajadores de salud. Esto significa que "un importante número de casos podría no estar reportado", comentó.

    Aunque las cifras son alentadoras, dijo que "más de 930 casos nuevos de ébola y más de 800 muertes se registraron en las últimas tres semanas" y queda mucho por hacer para erradicar nuevos casos.

    El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, solicitó a los 193 miembros de la organización "sostener el tremendo impulso que se ha logrado", reaprovisionar el mermado fideicomiso, del que se gastaron más de $100 millones para combatir la enfermedad.

    Señaló que las naciones afectadas comienzan a prepararse "para la vida después del ébola" y que ha instruido al sistema de la ONU a comenzar a trabajar, en paralelo, para restaurar los servicios esenciales y planear para una pronta recuperación.

    "Nos enfocamos en el acceso a los cuidados de salud para las enfermedades más comunes, seguridad alimenticia, reapertura de escuelas y asegurar cuidado a niños huérfanos", señaló Ban.