Siria no da una respuesta al plan árabe

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    La imagen de la Agencia SANA muestra al ministro del Exterior sirio, Walid Muallem (2° de la izquierda) durante una reunión el 31 de octubre de 2011 con el Emir de Qatar, Sheikh Hamad bin Khalifa al-Thani.

    DOHA - El ministro de Relaciones Exteriores sirio, Walid al Mualem, partió este lunes de Qatar sin dar una respuesta al plan de la Liga Arabe para detener la violencia en Siria, donde la OTAN descarta intervenir militarmente.

    El plan árabe prevé el "cese inmediato" de la violencia y la "retirada de los tanques" para "transmitir un mensaje tranquilizador a la calle siria", explicó a la AFP el jefe de la organización, Nabil al Arabi.

    Pero sobre el terreno, las fuerzas de seguridad sirias continuaron con su sangrienta represión, matando a siete civiles y a un desertor del ejército.

    El plan árabe también estipula "el inicio en El Cairo de un diálogo nacional entre todos los componentes de la oposición y el régimen", aclaró Arabi, que partió de Qatar por la tarde, según un miembro de su delegación.

    La delegación siria también se fue de Doha "sin proporcionar una respuesta" al plan árabe, según la cadena de televisión por satélite Al Jazeera radicada en Qatar.

    En una declaración publicada por el diario The Daily Telegraph, Asad, confrontado desde hace más de siete meses a una revuelta, cuestionó la representatividad del Consejo Nacional Sirio, que congrega a buena parte de la oposición. "No voy a perder mi tiempo hablando con ellos. No los conozco, más vale investigar para saber si representan realmente a los sirios", dijo. El domingo ya había advertido que una intervención occidental en su país provocaría un "terremoto" en Oriente Medio.

    El jefe de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, aseguró este lunes que una intervención militar de la Alianza en el país estaba "completamente descartada". "No tenemos ninguna intención de intervenir en Siria", afirmó en el avión que lo transportaba a Libia, aunque condenó "firmemente" la represión contra los civiles.

    Sobre el terreno murieron siete civiles, un día después del fallecimiento de otros tantos en la dispersión de manifestaciones que pedían a la Liga Arabe la suspensión de la adhesión de Siria.