Sin hallar pistas de madre e hija desaparecidas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Familiares y amigos de Liliana Moreno, la madre colombiana desaparecida junto a su hija Daniela, comienzan a desesperarse tras cuatro días sin saber del paradero de ambas.

    Decenas de personas realizaron una vigilia en una gasolinera de Doral, que era frecuentada por las desaparecidas. La madre e hija residían en Doral.

    “Somos cuatro cuatro hermanos, tres mujeres y un hombre… Todos somos muy unidos y es mi hermana mayor, la amamos y la adoramos y tambien a mí Daniela, con todo el corazón”, contó Jamileth Moreno, hermana de la mujer desaparecida.

    Los hermanos de Liliana han llegado desde Bogotá para vivir juntos la angustiosa búsqueda de Liliana y su hija, de nueve años, desaparecidas desde el pasado domingo.

    “Quiero abrazar a mi chiquita, a mi sobrina, pues ella es mi ahijada, es bastante el cariño que tengo por ella, la quiero ver, la quiero ver, también quiero ver a mi hermana”, dijo Eduardo Moreno, hermano y tío.

    La desesperación por encontrarlas sanas y salvas ha llevado a esta familia y sus amigos a repartir volantes con las últimas fotos que se tomaron Liliana y su hija.

    Los panfletos serán distribuidos por todos lados con la idea de conseguir información que lleve al paradero de ellas.

    Durante toda la madrugada, detectives de la Policía de Miami Dade realizaron una orden de cateo en la vivienda de Gustavo Castaño, padre biológico de la niña y quien reside en Kendall.

    Las autoridades colocaron cinta amarilla alrededor de la casa.

    Este jueves, la investigación se extendió por varias zonas del condado. Al caer la noche, la policía suspendió la búsqueda en un canal adyacente a Ockechobee Road y la Avenida 118, en el noroeste del condado.

    En horas de la tarde, nuevas evidencias llevaron a los detectives a un sector de matorrales en Hialeah Gardens  y a un almacén en Medley, propiedad del padre de la niña.