Ejecutado por asesinato en Florida

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Telemundo
    William Van Poyck

    Un hombre de Florida fue ejecutado este miércoles por el asesinato de un guardia de prisión en 1987 durante una fallida emboscada con la intención de liberar a un amigo encarcelado.

    William Van Poyck, de 58 años, fue declarado muerto a las 7:24 horas, 23 minutos de la noche después de que el proceso de inyección comenzó en la prisión estatal de Florida. "Libérame", fueron sus últimas palabras.

    El caso de Van Poyck atrajo la atención internacional debido a que publicó tres libros y mantenía un blog, mientras estuvo en el corredor de la muerte. Incluso escribió recientemente acerca de su ejecución pendiente. William Van Poyck aseguraba que no se merecía ser ejecutado por el asesinato del guardia de la prisión Fred Griffis, e insiste en que no fue él quien disparó los tiros fatales. La familia Griffis dice que incluso si eso fuera cierto, no importa, pues dicen que Poyck planeó y participó en 1987 en el intento fallido de liberar a un preso que Griffis escoltaba a la consulta con un dermatólogo y aseguraron que Poyck y su cómplice estaban armados. La Corte Suprema de Florida rechazó la semana pasada su última apelación referente a la viuda de Valdés, quien dice que su marido le dijo que él era el asesino. Los magistrados señalaron que Van Poyck había planeado el intento de fuga y él y Valdés llevaban armas cargadas. Los tribunales han rechazado argumentos similares en el pasado, incluyendo uno de un ex preso que también dijo que Valdés confesó haber matado a Griffis.

    "Él es finalmente libre de las paredes de la prisión," dijo Lisa Van Poyck, hermana del preso, que estaba entre los manifestantes de pie al otro lado de la calle del edificio en el que fue ejecutado su hermano. La familia del guardia asesinado, Fred Griffis, ha dicho en entrevistas que se sienten frustrados de que las noticias se centraron en William Van Poyck, en el crimen y sus escritos, y no en Griffis. "Ha sido una experiencia muy traumática", dijo Norman Traylor, primo de la víctima.