Noticias

Saqueos para poder comer en Filipinas

Saqueos y violencia por comida en Filipinas

Tras la devastación y la muerte, ahora llegan los saqueos y los robos desesperados por conseguir comida para los sobrevivientes.

Saqueos para poder comer en Filipinas

TACLOBAN, Filipinas-- Miles de personas asaltaron un almacén de arroz en una isla devastada por el tifón Haiyan, informaron las autoridades, lo que subraya la urgente necesidad de agua, alimentos y medicinas en una región cada vez más desesperada.

Cinco días después del paso de una de las tormentas tropicales más violentas de que se tenga noticia en el centro de Filipinas, comenzaba a aumentar el ritmo de las operaciones de asistencia y dos aeropuertos comenzaron a recibir vuelos de ayuda.

Pero el pueblo de Tacloban, que llevó la peor parte en el golpe del meteoro, está recibiendo sólo cantidades mínimas de agua y alimentos debido a la falta de camiones y las carreteras dañadas.

"Traer suministros a esta zona es un gran problema", dijo Sebastian Rhodes Stampa, de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

"En los últimos días han llegado numerosos efectivos de seguridad, pero no otras cosas. Vamos a tener un problema real de logística para hacer llegar la asistencia", dijo desde el aeropuerto de Tacloban.

"La razón por la que no hay camiones es que las carreteras están cerradas", agregó.

En las primeras muertes reportadas como resultado de los saqueos, ocho personas fueron aplastadas el martes cuando se derrumbó una pared que las víctimas y otros trataban de escalar cuando asaltaron un almacén de arroz en la isla Leyte Island, dijo Rex Estoperez, portavoz de la Dirección Nacional de Alimentos

Los saqueadores en el municipio de Alangalang se llevaron unos 100,000 sacos de arroz, dijo.

Desde el paso del tifón, la gente ha entrado por la fuerza en casas, cientos comerciales y gasolineras, de donde se han llevado alimentos, agua y otros artículos. Hay reportes no confirmados de la participación de pandillas armadas en algunos casos.

La policía trataba de mantener el orden en la zona afectada con una imposición de un toque d queda de 8 de la noche a 5 de la mañana.

"Hemos restaurado el orden", dijo Carmelo Espina Valmoria, director de la fuerza especial de la Policía Nacional Filipina. "Ha habido saqueos en los últimos tres días, pero la situación se ha estabilizado".

El general de brigada estadounidense Paul Kennedy dijo que el miércoles sus solados instalarían equipos en el aeropuerto de Tacloban para permitir el aterrizaje de aviones por la noche. Tacloban, una ciudad de 220,000 habitantes, quedó prácticamente destruida el viernes por el tifón y se ha convertido en principal centro de asistencia.

"Van a ver no sólo algunos infantes de Marina, aviones y helicópteros", dijo Kennedy. "Van a ver cómo todo el Mando del Pacífico responde a esta crisis".

Un barco de carga noruego con suministros salió de Manila, mientras que un avión de la Fuerza Aérea de Australia despegó de Canberra con un equipo médico. Bancos estadounidenses y británicos también se dirigen a la región.

En el deteriorado aeropuerto de Tacloban se han instalado clínicas improvisadas y miles de personas esperan un vuelo que las saque del desastre. Un médico dijo que el martes recibieron los primeros suministros de antibióticos y anestésicos.

"Hasta ese entonces los pacientes tenían que aguantar el dolor", dijo el Dr. Victoriano Sambale.

Por lo menos 580,000 personas han sido desplazadas por el desastre. En algunos lugares, la marea llegó un kilómetro tierra adentro, causando más destrucción y pérdida de vidas. La mayor parte de los daños y muertes parecen concentrados en las islas de Samar y Leyte.

Las afectaciones a la infraestructura y las malas comunicaciones han dificultado ofrecer una cifra de muertos exacta.

El saldo oficial de la agencia nacional de desastres aumentó a 2,275 muertos el miércoles. El presidente Benigno Aquino III declaró a CNN en una entrevista televisada que la cifra pudiera ser de entre 2,000 y 2,500 muertos, menos que los estimados de dos funcionarios en el terreno, quienes dijeron que temían que fueran 10,000 fallecidos.

"Nos queda muchísimo por hacer. No hemos podido llegar a las comunidades remotas", dijo en Manila Valerie Amos, encargada de operaciones humanitarias de la ONU, al lanzar una exhortación para recaudar 301 millones de dólares en asistencia para ayudar a más de 11 millones de personas afectadas por la tormenta

Boletín de Noticias

Suscríbete a nuestros boletines de noticias


blog comments powered by Disqus

Telemundo Local da la bienvenida a una discusión amena y cortés mientras usted siga las Normas de Conducta establecidas en nuestros Términos de Servicio. Los comentarios no son evaluados previo a publicarse. Usted acepta que cualquier cosa que publica puede ser utilizada, junto con su nombre y foto de perfil, en conformidad con nuestra Política de Privacidad y la licencia que usted nos concede conforme a nuestros Términos de Servicio. Los comentarios no son monitoreados por lo que éste no constituye un medio para contactar la estación. Por favor, visite nuestra página de Contacto para obtener el email, dirección o número de teléfono si desea contactar la estación.