Lago Atitlán, Guatemala: Reino de Paz y Armonía

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Para llegar al Lago Atitlán debe llenarse de paciencia y valor. Una larga y sinuosa carretera montañosa, repleta de curvas y abismos es la ruta más rápida desde Ciudad Guatemala hasta Panajachel. Más de dos horas y medio de camino hasta este punto y después aproximadamente una hora por otra carretera mas serpenteante y peligrosa que la anterior. Si ha llegado hasta aquí en el viaje, lo que le queda por delante serán posiblemente unas de las impresiones más hermosas e impactantes de su vida. Comencé mencionando lo peor, o quizás los únicos malos recuerdos de este viaje al lago Atitlan. De este recóndito lugar del mundo quedan en mi memoria imágenes vívidas y coloridas y el recuerdo de una enorme sensación de paz y armonía interior ante la vista de la calmada y abrumadora belleza de este lago montañoso.

    El lago Atitlán es el cráter gigantesco de un volcán que colapso y se fue llenando de agua con los numerosos ríos y corrientes que recorren esta zona. Eso ocurrió hace unos cuantos millones de años y en todo ese tiempo la belleza del lugar no ha hecho otra cosa que aumentar. Este lago es el tercero más grande de Guatemala. El mayor es el lago Izabal y el segundo más grande es el Petén-Itzá, donde se asentaba el centro de la viaja civilización Maya, muy cerca de Tikal, que es una impresionante ciudad mayas que aún se conservan. En otra oportunidad visitaremos Tikal, a aproximadamente 500 millas al Noreste del lago Atitlán.

    El lago Atitlán está rodeado de tres enormes volcanes inactivos, el que le da el nombre al lago, el Atitlán, de 11,560 pies de altura; el Tolimán de 10, 340 pies de altura y el San Pedro que se eleva a 9,920 pies. Aunque estos tres volcanes están inactivos, el volcán Santa María, que está relativamente cerca erupcionó por última vez en el año 1902 causando una amplia destrucción en el área y lanzando cenizas y piedras a millas de distancia.

    Los visitantes pueden subir a estos volcanes en excursiones organizadas. No les recomiendo que hagan el ascenso sin un guía local, pues los senderos a veces se vuelven intransitables y hay que saber rutas alternativas. Además, por las obvias razones de seguridad y sentido común.

    El lago Atitlán es un punto de atracción turística muy importante en Guatemala y muchos guatemaltecos de las clases altas han escogido las laderas montañosas que bordean el lago Atitlán para construir sus casas de vacaciones y recreo y los residentes locales se están beneficiando de esto por el aflujo de turistas que esta área está atrayendo. La seguridad personal ha mejorado y se ve una amplia presencia policial en los principales lugares de atracción.

    Alrededor del lago Atitlán hay doce pueblos indígenas que se dedican cada uno a una actividad tradicional diferente. El recorrido por estos pequeños pueblos indígenas se puede hacer en lanchas que se alquilan en diferentes puntos y embarcaderos a la orilla de este hermoso lago. Definitivamente, si viaja a Guatemala, la visita al lago Atitlan es obligatoria.