Preparan boda real en el corazón de Asia

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    Los carteles con los retratos del rey Jigme Khesar Namgyal Wangchuck y de su futura esposa Ashi Jetsun Pema están por todos lados.

    Los niños escribieron poemas jubilosos, las azafatas y los empleados bancarios practicaron danzas celebratorias y los medios de comunicación se sumaron a la febril celebración mientras el diminuto reino de Bután en los Himalayas se preparaba para el casamiento de su amado quinto Rey Dragón.

    El principal clérigo budista casará a la pareja el jueves en la antigua capital de Punaka en una fecha considerada auspiciosa por los astrólogos.

    Durante las prolongadas ceremonias, el rey de 31 años, Jigme Khesar Namgyal Wangchuck, estará engalanado con chalinas reales. Su prometida, Jetsun Pema, de 21 años, le presentará un cáliz con ambrosía de la vida eterna que él beberá, y luego el novio le colocará a la novia la corona en la flamante testa real.

    "Es una experiencia muy emotiva, también una experiencia espiritual", dijo el primer ministro Jigmi Thinley a la Associated Press.

    Sin embargo no estarán presentes príncipes extranjeros, jefes de estado, celebridades. Sólo la familia real, miles de aldeanos de las cercanías y el resto de los 700.000 habitantes que seguirán las ceremonias por televisión.

    "El tema de la boda fue mantenerla como un sencillo acontecimiento familiar, o sea, la familia butanesa", dijo Kinley Dorji, secretario de información.

    Los butaneses habían aguardado a que el rey encontrara una novia para formar una familia desde que su padre se retiró hace cinco años y le cedió el poder.

    El rey, educado en Oxford, es adorado por haber promovido el desarrollo y reformas democráticas. Su buena presencia, su costumbre de andar en bicicleta por las calles y su reputación de persona apacible y accesible lo han hecho un ídolo de las adolescentes.