Piden no disparar al aire para festejar 2012

La Policía sostiene que esta peligrosa práctica es un problema grave entre miembros de la comunidad hispana.

Un oficial de la policía de la ciudad de Miami monta guardia en una calle en el barrio de Overtown la tarde del miércoles 28 de diciembre 2011.
Un oficial de la policía de la ciudad de Miami monta guardia en una calle en el barrio de Overtown la tarde del miércoles 28 de diciembre 2011.
Por EFE 21 de agosto de 2014

MIAMI - La Policía de Miami ha emprendido una campaña para concienciar a la población del peligro que supone celebrar la llegada del año nuevo tirando disparos al aire, una práctica común entre algunos hispanos.
"Es muy importante que la gente sepa que las armas son muy peligrosas y que las balas perdidas pueden herir a numerosas personas", dijo a Efe la oficial y portavoz de la Policía de Miami, Kenia Reyes.
Según explicó, "resulta muy difícil dar con el paradero de aquellos que disparan al aire, ya que son balas perdidas", por ello instó a los ciudadanos a informar a la Policía de cualquier situación sospechosa o "si conocen de alguien a quién le guste llevar armas" en Nochevieja.
"No sabemos el por qué" de esta costumbre, pero parece que "a las personas les gusta disparar al aire, en vez de utilizar fuegos artificiales. Se piensan que es una broma y no piensan en las consecuencias", apuntó Reyes.
La portavoz de la Policía recordó que hace dos años "un niño italiano resultó herido al salir de un restaurante del centro de Miami", como consecuencia de la caída de una bala perdida que le dio en el pecho.
"El niño sobrevivió a esa lesión, pero es un mensaje para aquellas personas que piensen disparar al aire: Las personas inocentes siempre son las víctimas", insistió la oficial.
En 2006 la ecuatoriana Ruby Cintrón, de 26 años, recibió un balazo en la cabeza cuando salió a la terraza de su residencia en Orlando a observar los fuegos artificiales con su bebé de siete meses en los brazos.