Padre de niña desaparecida denuncia agresión policial

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Gustavo Castaño, el padre de la niña de ocho años desaparecida junto a su madre colombiana, está ahora reclamando que fue agredido con por la policía cuando intentaba suicidarse. Según el abogado de castaño, el hombre perdió el ojo derecho después de recibir de un agente policial una descarga eléctrica de una pistola Taser en la cara. (Publicado lunes 6 de junio de 2016)

    MIAMI - Gustavo Castaño, el padre de la niña de ocho años desaparecida junto a su madre colombiana, está ahora reclamando que fue agredido por la policía cuando intentaba suicidarse.

    Según el abogado de Castaño, el hombre perdió el ojo derecho después de recibir de un agente policial una descarga eléctrica de una pistola Taser en la cara.

    “Los oficiales le dispararon con la pistola Taser varias veces... Cuando llegó al hospital tenía el arpón en la parte trasera del ojo y creo que no fue apropiado el uso del Taser”, dijo Michael Griego, abogado de Castaño.

    El pasado viernes, Castaño intentó suicidarse cortándose la garganta con un cuchillo mientras se encontraba en el interior de una camioneta alquilada en el estacionamiento de un Home Depot en Hialeah Gardens.

    Fue en ese momento cuando detectives de la policía intervinieron para evitar que Castaño se hiciera daño.

    La Policía de Miami Dade dice que actuó para evitar que Castaño se dañara con el cuchillo.

    Liliana Moreno y su hija Daniela llevan ocho días desaparecidas. El abogado de Castaño asegura que su cliente no tiene nada que ver con la desaparición de Moreno y su pequeña.

    “Mi cliente quiere ver a Daniela y a Liliana sanas y salvas... El ha cooperado con las autoridades y continuará haciéndolo a través de mi oficina”, afirmó Griego.

    Mientras tanto, las autoridades se trasladaron hacia un área boscosa en la Avenida Krome, cerca del casino de los Miccosukee, pero después de varias horas suspendieron la búsqueda.

    La semana pasada la policía revisó la vivienda de Castaño dos veces y un almacén en Medley, operado por el padre de la niña. Castaño no vive con ella y su madre, pero sí tiene contacto esporádico con ambas.

    Castaño permanece ingresado y su abogado piensa que permanecerá en el Hospital Kendall Regional al menos dos semanas más.