Obama le busca amigos a Mickey

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ORLANDO - El presidente de EE.UU., Barack Obama, anunció un plan de turismo que pretende fomentar el empleo en el país al tiempo que abre las puertas a los viajeros de Brasil y China, que verán agilizados sus trámites para lograr un visado. "Debemos decir al mundo que Estados Unidos está abierto", dijo Obama en un discurso en Disney World (Orlando, Florida), con el icónico castillo de Cenicienta tras de sí. Mediante una orden ejecutiva, el mandatario puso en marcha un programa enfocado especialmente en países emergentes como Brasil, cuya demanda de visados aumentó un 42 por ciento en 2011. "A la población de Brasil le encanta venir a Florida, pero se lo ponemos demasiado difícil", afirmó Obama. El plan prevé agilizar en un 40 por ciento la capacidad de los consulados estadounidenses de tramitar visados en Brasil y China en 2012, además de asegurarse de que el 80 por ciento de quienes soliciten visas de no inmigrante en esos países sean entrevistados, como es preceptivo para recibir el permiso de viaje, en las tres semanas siguientes a recibir su petición. También pondrá en marcha un programa piloto en ambos países que eliminará la necesidad de una entrevista para los viajeros considerados "de bajo riesgo", como los que traten de renovar un visado o, en el caso de Brasil, quienes soliciten un visado por primera vez. "Cuanta más gente visite Estados Unidos, más estadounidenses volverán a trabajar. Es así de simple", señaló el presidente.

    La Casa Blanca calcula que si Estados Unidos aumenta su participación en el mercado turístico internacional, podrían crearse en el país más de un millón de empleos en la próxima década. La creciente clase media de países emergentes como Brasil, China e India se percibe como crucial en ese esquema, especialmente cuando, según el Departamento de Comercio, los brasileños gastan una media de 5.000 dólares en cada viaje a Estados Unidos. En los últimos años, Brasil ha disparado su demanda de visados tanto por turismo como por negocios, con 800,000 solicitudes en 2011, y Washington se ha visto obligado a reforzar el personal de sus consulados y agilizar los trámites en el país.