Muy graves siamesas chilenas separadas

Las niñas evolucionan de manera diferente pero han presentado complicaciones muy serias.

Muy graves siamesas chilenas separadas
Crédito: EFE
Por TELEMUNDO Y PUNTO 30 de agosto de 2014

SANTIAGO DE CHILE - En estado grave se encontraban el viernes las dos ex siamesas chilenas de 10 meses separadas tras una prolongada operación tres días atrás, según un informe médico.


"La evolución de ellas es crítica, es grave, pero es muy importante que señalemos que la evolución de ellas no ha sido de igual forma", señaló el parte médico entregado por Osvaldo Artaza, director del hospital Luis Calvo Mackenna de Santiago.


El médico precisó que el estado de una de las ex siamesas, María José, es más grave que el de su hermana María Paz.


Señaló que la bebé más delicada "presentó un episodio de complicaciones cardíacas que requirió de reanimación y de medidas extraordinarias".


Agregó que "eso significa que María José, aun estando las dos graves, tiene cierto riesgo de fallecer".


Artaza manifestó que, no obstante la gravedad de ambas, el hospital de niños que dirige y el equipo médico "seguirán tomando todas las medidas necesarias con fuerza y esperanza".


El director del hospital de niños señaló que las complicaciones se presentaron justo en el periodo de 48 a 72 horas previsto por los médicos para ver la evolución de las niñas tras la compleja operación. El equipo médico había señalado tras la prolongada cirugía del martes que la separación había sido un éxito, aunque "hubo algunas sorpresas pero se lograron adecuar, solucionar sin problemas".


El viernes las gemelas eran nuevamente intervenidas por el médico Francisco Ossandón, quien encabezó el equipo médico que durante 20 horas procedió a la separación de las dos niñas, para un procedimiento considerado de rigor y para cambiarles una prótesis.


La prótesis debió implantárseles por cuanto al ser separadas su cuerpo quedó cubierto sólo en un 70% por su piel.


Antes de proceder a la separación ambas habían sido sometidas a otras siete intervenciones preparatorias de la operación final, que contempló separar a las siamesas unidas por el tórax, abdomen y pelvis. Ambas compartían hígado, intestino grueso y ano.


Las siamesas nacieron en una localidad del sur del país y hace unos meses fueron trasladadas a esta capital para intentar su separación.


Jessica Navarrete y Roberto Paredes, los padres de las niñas, residen en la localidad de Loncoche, a unos 750 kilómetros al sur de esta capital.