Muertes por ataques de tiburón se duplican en 2011

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    MIAMI - El número de muertes por ataques de tiburón en todo el mundo se duplicó en 2011 respecto al año anterior, según un estudio divulgado por la Universidad de Florida (EE.UU.), que detalla que casi una de cada cinco personas atacadas por ese animal perdió la vida. El Registro Internacional de Ataques de esa entidad refleja que durante el año pasado fueron atacadas 75 personas (un 7,4 % menos que en 2010) y que 12 de ellas murieron, lo que supone la cifra más alta de las dos últimas décadas. Tres de esas muertes se registraron en Australia; dos tuvieron lugar en la isla de la Reunión, las mismas que en las Islas Seychelles y en Sudáfrica, y una ocurrió en Costa Rica, en Kenia y en Nueva Caledonia, respectivamente. Las cifras muestran que los turistas se están aventurando a lugares cada vez más remotos y que las muertes fundamentalmente ocurrieron en sitios donde la calidad y cantidad de la atención médica disponible es reducida, según explicó George Burgess, director de ese registro. Los responsables de esas zonas "no tienen antecedentes de ataques de tiburones y no cuentan con planes de contingencia como en otros sitios como Florida", indicó el experto en tiburones. Burgess señaló en un comunicado que casi una de cada cinco personas atacadas el año pasado en todo el mundo por tiburones fallecieron, aunque destacó que en Estados Unidos, país que no tuvo ninguna muerte, hay un constante declive en el índice de siniestralidad. La lista de los 75 ataques de tiburones registrados el año pasado fue liderada por Estados Unidos con 29, a pesar de que observó por quinto año consecutivo una disminución de los ataques no provocados por el ser humano, según el experto. Australia se ubicó en el segundo lugar, con 11 ataques, seguida de Sudáfrica, con 5, Reunión, con 4; Indonesia, México y Rusia, con 3 cada uno; y Seychelles y Brasil, con 2 ataques. Además de otros dos ataques en mar abierto, también se registro un ataque en Antigua, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Kenia, Nueva Caledonia, Nueva Zelanda, Nueva Guinea, Puerto Rico, Tahití y Turcos y Caicos. Los surfistas principalmente fueron los que más se vieron involucrados en esos incidentes (en el 60 por ciento de los casos). Del total de los ataques registrados en Estados Unidos, 11 sucedieron en Florida y de éstos, 6 tuvieron lugar en el condado de Volusia, en la costa este, una zona de recreación acuática muy popular entre surfistas. Burgess dijo que con respecto al descenso de los ataques en este país, las personas podrían argumentar que hay menos escualos, pero aseguró que en realidad las poblaciones de tiburones comenzaron a recuperarse lentamente desde finales de la década de los 90. Para el experto este descenso es "una buena y mala noticia", ya que, por una parte, "desde la perspectiva de la Universidad de Florida las cosas nunca han sido mejores, nuestros índices de ataques y siniestralidad siguen bajando". Sin embargo, por otra parte, también podría querer decir que las aguas son menos utilizadas por los bañistas porque "la economía ha bajado, lo que podría sugerir que otras zonas han hecho un mejor esfuerzo para acceder al mercado turístico", detalló.