"Migaja", Viernes Santo en Cuba

Las Damas de Blanco reaccionaron a la decisión del gobierno. Dicen que la iglesia quiere espacios en los medios y en el sector educativo. Visitas del Papa

El grupo de mujeres 'Las Damas de Blanco' marcha con ramos de palma, como parte del Domingo de Ramos en La Habana.
El grupo de mujeres 'Las Damas de Blanco' marcha con ramos de palma, como parte del Domingo de Ramos en La Habana.
Crédito: EFE
Por EFE 29 de agosto de 2014

Las disidentes Damas de Blanco tacharon este domingo de "migaja" a la Iglesia católica la decisión del Gobierno de Cuba de declarar festivo el próximo Viernes Santo, 6 de abril, con "carácter excepcional", tras la petición del papa Benedicto XVI en su visita a la isla.


"En el mundo entero el Viernes Santo hay un receso. Realmente esta es una migaja que el Gobierno cubano le va a dar a la Iglesia católica que quiere espacio en la televisión, la radio y los medios educacionales que el Gobierno cubano no se lo va a dar", señaló la portavoz del grupo, Berta Soler.


A través de una nota oficial en los medios cubanos publicada el sábado, el Gobierno de Cuba anunció la declaración de receso "con carácter excepcional" para el próximo Viernes Santo si bien "los órganos superiores" del país determinarán si esa decisión es definitiva para el futuro.


Berta Soler hizo estas declaraciones a la salida de la iglesia habanera de Santa Rita tras asistir a la misa del Domingo de Ramos y desfilar junto a cuarenta de sus compañeras por la avenida aledaña al templo.


La portavoz del colectivo femenino auguró también "momentos muy difíciles" porque teme que aumente la represión de las autoridades gubernamentales hacia el grupo.
"Se nos están acercando momentos muy difíciles. El Gobierno cubano no está jugando pero nosotras tampoco", advirtió este domingo a sus compañeras.


Soler hizo insistentes llamados a la "conciencia" de las mujeres porque, porque según su apreciación, "no es nada fácil lo que viene" para el grupo tras las detenciones temporales de decenas de disidentes -incluidas algunas de ellas- durante la visita del papa Benedicto XVI, del 26 al 28 de marzo pasado, a la isla.


Denunció que el Gobierno cubano "copó los calabozos de Damas de Blanco y activistas de derechos humanos, y copó las dos plazas donde dio las misas el Santo Padre (en Santiago de Cuba y La Habana), con personas ateas".


"El Gobierno cubano no respetó que el Santo Padre estaba en Cuba y llevó a más de 100 mujeres a los calabozos y a muchos activistas de derechos humanos", afirmó Soler.


De acuerdo con sus registros, en estos momentos están detenidas 7 integrantes del colectivo en la ciudad central de Santa Clara y dos en La Habana.