Ejecutarán a asesino de ocho

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    John Errol Ferguson fue condenado a la pena máxima en dos casos separados por un total de ocho cargos de asesinato en primer grado.

    MIAMI - El reo John Errol Ferguson será ejecutado el próximo 16 de octubre en una cárcel de Florida por el asesinato de ocho personas en la década de 1970, según la orden de ejecución firmada por el gobernador del estado, Rick Scott. Ferguson, quien está en la prisión Union Correctional Institution en Raiford, en el norte del estado, recibirá una inyección letal el día fijado para su ejecución. El gobernador firmó la orden después de que el prisionero, de 64 años de edad, no consiguiera anular su condena en varias instancias judiciales, incluyendo el Tribunal Supremo de Estados Unidos. Ferguson fue condenado a la pena máxima en dos casos separados por un total de ocho cargos de asesinato en primer grado. Las autoridades le acusaron de asesinar a seis personas en Carol City en julio de 1977 y a otras dos en 1978 en Hialeah, ambas ciudades en el condado de Miami-Dade. Fingiendo ser un empleado de la compañía de electricidad, el reo recibió permiso de Margaret Wooden para que entrara a su casa en la noche del 27 de julio de 1977, según el documento judicial del caso. Después de revisar varias habitaciones, mostró su arma, ató a la mujer, le vendó los ojos y permitió que otros dos hombres entraran a la casa para buscar drogas y dinero. Dos horas después, seis amigos de Wooden, llegaron a la casa y también fueron atados por Ferguson y sus cómplices. Luego arribó el novio de la mujer, Michael Miller. La pareja fue colocada en el cuarto y los otros seis en la sala. En un momento dado, a uno de los amigos del reo se le cayó la máscara que tenía mostrando su rostro. Wooden y Miller, que estaban de rodillas, escucharon disparos en la sala. Wooden luego sintió que le colocaron un almohada en la cabeza y le dispararon. Aunque no vio a su agresor, dijo que escuchó a Ferguson salir de la habitación. Las autoridades dijeron que la mujer logró escapar y corrió a la casa de un vecino que llamó a la policía, cuando los agentes llegaron encontraron seis cadáveres que tenían las manos atadas a sus espaldas y se les había disparado en la parte de atrás de la cabeza. Sólo dos de las víctimas sobrevivieron: Wooden y Johnnie Hall, uno de sus amigos. Las personas que murieron fueron identificadas en la orden de ejecución del gobernador de Florida como Henry Clayton, Randolph Holmes, Michael Miller, Charles Stinson, Livingston Stocker y Gilbert Williams. Ferguson también fue acusado de otros dos crímenes ocurridos en Hialeah en la noche del 8 de enero de 1978: la muerte de Brian Glenfeld y Belinda Worley, ambos de 17 años. Los dos salieron de una reunión religiosa y planeaban encontrarse con amigos, pero nunca arribaron. Al día siguiente, dos personas descubrieron sus cuerpos en un área boscosa. Glenfeld murió por un disparo en la cabeza y también recibió otro en el pecho y en un brazo. Worley fue encontrada unos metros más allá donde estaba el cuerpo de Glenfeld, con un disparo en la parte de atrás de la cabeza. Una autopsia reveló que fue violada. Su ropa, a excepción de sus pantalones, estaban al lado de su cuerpo y en el juicio se testificó que llevaba joyas en el momento de su desaparición, pero no fueron halladas. El dinero de la cartera de Glenfeld también desapareció, de acuerdo con el documento judicial. En abril de ese año, la policía arrestó a Ferguson en su apartamento por el caso relacionado con los asesinatos de Carol City y encontró que tenía un arma .357 magnum, cuyas balas coincidían con las usadas para asesinar a los adolescentes. El arma pertenecía a una de las víctimas de Carol City y, en un momento dado, Ferguson confesó que había asesinado a los jóvenes de Hialeah. Florida ha ejecutado a 72 reos desde que se restableció esa condena en el estado en 1976, según datos del Departamento de Prisiones.