Médico en manos de jurado

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    El doctor Conrad Murray rodeado de sus abogados durante el juicio por homicidio involuntario del cantante Michael Jackson.

    LOS ANGELES - El destino del médico de Michael Jackson, Conrad Murray, está al fin en manos del jurado, luego de que los abogados de ambas partes dijeran el jueves sus alegatos finales en la recta final del juicio por homicidio involuntario del cantante.

    El juez Michael Pastor dijo al jurado de siete hombres y cinco mujeres que "comiencen a deliberar mañana (viernes) en la mañana", luego de casi seis semanas de juicio al médico por la muerte de Jackson hace dos años debido a una intoxicación de fármacos.

    Poco antes, el fiscal David Walgren y el abogado de Murray, Ed Chernoff, concluyeron sus alegatos finales en la Corte Superior de Los Angeles, donde la fiscalía buscó demostrar las graves negligencias que cometió el doctor y que habrían causado la muerte del artista.

    Walgren dijo que las graves faltas profesionales del médico de 58 años, quien habría actuado espoleado por su jugoso sueldo de $150,000, privaron a los hijos de Jackson de un padre y al mundo de "un genio".

    El cardiólogo enfrenta hasta cuatro años de cárcel y podría perder su licencia médica si es hallado culpable de la muerte de Jackson por una sobredosis del anestésico propofol, en combinación con otros sedantes que le fueron administrados por Murray para ayudarlo a conciliar el sueño.

    Walgren, resumiendo lo que calificó como una "abrumadora" evidencia en contra de Murray, dijo que el médico inventó elaboradas mentiras para cubrirse por la muerte de Jackson en su mansión en Los Angeles.

    "Conrad Murray se preocupó solamente por sí mismo. Quería este trabajo (...), por lo que tuvo que decir sí" cuando Jackson le pidió propofol -el medicamento que mató a la estrella- para ayudarlo a dormir.

    La defensa ha argumentado que Jackson era un adicto desesperado que causó su propia muerte al tomar más medicamentos mientras Murray estaba fuera de la habitación.

    Chernoff también cuestionó la integridad de los testigos claves de la parte acusadora, como el guardaespaldas Alberto Alvarez. El abogado de la defensa también dijo que los promotores de los conciertos en Londres, para los que Jackson ensayaba al momento de su muerte, ejercieron mucha presión sobre el artista.