Medallista cubano discapacitado emprende travesía a EE.UU.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    MIAMI - El nadador cubano discapacitado Rafael Castillo, medalla de oro en los Juegos Parapanamericanos de Guadalajara 2011, cruzó la frontera entre México y Estados Unidos en busca de asilo con apenas una muda de ropa y la presea que había ganado el día anterior. Castillo, a quien por negligencia médica le amputaron el brazo y la pierna izquierda cuando era un bebé, desertó del equipo cubano en noviembre pasado y emprendió su viaje hacia Miami donde presentará su solicitud de asilo político. "Nunca planifiqué desertar. Se me ocurrió un día después de batir el récord, al mediodía. Estaba almorzando solo, sentí tanta rabia de todas las cosas que me habían hecho en Cuba que no quería volver", relató Castillo en una entrevista con Efe. El deportista, de 25 años, obtuvo en los Parapanamericanos de Guadalajara la medalla de oro en los 50 metros estilo mariposa y fijó nueva marca continental con un tiempo de 33 segundos, además de una presa de plata en los 100 metros libres. "Tomé ésta decisión porque pensé que para mí el deporte iba a ser mucho mejor aquí que allá, y para ser más libre de lo que era", dijo el deportista que llegó a Miami hace 15 días.