Matan a obreros en Siria

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    Una multitud le muestra su apoyo al presidente sirio, Bashar Al Asad, el martes 1 de noviembre de 2011 en la ciudad de Deir Al-Zor, al sureste de Damasco.

    NICOSIA - Diez obreros murieron este miércoles a manos de hombres armados en una fábrica de Kafrlaha, en la provincia de Homs, en el centro de Siria, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

    "Diez obreros fueron matados en la fábrica de Kafrlaha, donde trabajaban, en la región de Al Hula, en Homs. Unos hombres armados llegados de poblaciones vecinas irrumpieron en la fábrica y abrieron fuego contra los obreros", precisó el OSDH.

    La ONG opositora, con sede en Gran Bretaña, no brindó mayores precisiones sobre lo ocurrido. La represión de la "revolución siria", iniciada el 15 de marzo, ha provocado ya más de 3,000 muertos, según la ONU.

    Desde hace algunas semanas, además de las manifestaciones pacíficas, unos presuntos desertores del ejército llevan a cabo ataques armados contra soldados, según ONG sirias.

    En el plano diplomático, Siria anunció el martes que había llegado a un acuerdo con la Liga Arabe sobre un plan para salir de la crisis, pero la organización panárabe afirma esperar aún una respuesta formal de Damasco a sus proposiciones, en vísperas de una reunión en El Cairo.

    La televisión pública siria anunció el martes que Siria y la Liga Arabe acordaron una hoja de ruta para poner fin a la violencia en el país, cuyos detalles se darán a conocer este miércoles en la sede de la organización árabe en El Cairo, anunció el martes El anuncio fue confirmado por la agencia de prensa oficial siria Saná.

    El domingo, una delegación de la Liga, encabezada por Qatar, se reunió en Doha con el ministro sirio de Relaciones Exteriores, Walid Muallem, para presentar un plan que prevé el fin "inmediato" de la violencia, la retirada de los tanques de las calles de Siria y un diálogo con la oposición en El Cairo.

    Pero sobre el terreno, las fuerzas de seguridad sirias continuaron con su sangrienta represión, matando a siete civiles y a un desertor del ejército.