Líderes iberoamericanos en cumbre de Veracruz

Líderes iberoamericanos concluyen la cumbre de Veracruz

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    VERACRUZ (México) - La Cumbre Iberoamericana cerró el martes su última edición anual con marcadas ausencias de algunos presidentes y compromisos generales de promover el desarrollo académico en Latinoamérica, España y Portugal.

    Tras escasos dos días de reuniones en el puerto mexicano de Veracruz, la 24ta Cumbre Iberoamericana concluyó también con la aprobación de 11 comunicados especiales que van desde el apoyo a los diálogos de paz entre Colombia y la guerrilla de las FARC, el respaldo a Centroamérica en su búsqueda de inhibir la migración irregular de menores y un llamado a poner fin al embargo económico de Estados Unidos a Cuba.

    El encuentro se desarrolló en momentos en que México padece una crisis tras la desaparición y presumible asesinato de 43 estudiantes de magisterio hace más de dos meses. Aunque hubo algunos comentarios generales, el caso no tuvo mayor eco en la cumbre y tampoco se mencionó en ningún documento.

    El canciller español José Manuel García Margallo dijo a periodistas que no hubo ningún comunicado sobre los normalistas mexicanos porque "ningún país lo propuso". Sin embargo, aseguró que "el gobierno de (Enrique) Peña Nieto sabe que estamos a su disposición si necesita algo".

    Esta fue la última cumbre que se realiza de manera anual desde su fundación en 1991. En adelante será una reunión bienal y se acordó que Colombia sea la sede del encuentro en 2016.

    Al encuentro en el puerto mexicano de Veracruz, que sus organizadores han dicho que debe reimpulsarse, no asistieron los presidentes de Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Nicaragua y Venezuela.

    Uno de los pocos de abordar de manera directa la ausencia de algunos líderes claves en la región fue Enrique Iglesias, ex secretario general Iberoamericano.

    "Es un concepto muy aritmético y a mí me parece que no es justo", dijo a periodistas sobre la inasistencia de algunos jefes de Estado. "Yo estoy muy tranquilo en el sentido de que esto siga funcionando".

    Al final, los líderes tampoco plantearon algún cambio mayúsculo a la cumbre y prácticamente avalaron lo que ya se había propuesto en la anterior de Panamá, en 2013, como el que los países latinoamericanos incrementen de un 30 a 40% sus aportes al presupuesto de la Secretaría General Iberoamericana y que los aportes de España y Portugal se reduzcan de 70 a 60%, debido a los problemas económicos que enfrentan.

    El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, agradeció que la cumbre se haya pronunciado sobre el recién reanudado proceso de paz entre su gobierno y las FARC en uno de los documentos finales de la cumbre firmado por los 22 países.

    "Estos acuerdos en asuntos esenciales para la construcción de la paz, que representan transformaciones para Colombia, son también una base para la paz en el continente", señala el texto aprobado.

    Horas antes organismos internacionales económicos previeron un panorama poco alentador para la economía latinoamericana.

    La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe señalaron que el crecimiento de la economía de Latinoamérica será por debajo de 1,5% al cierre del 2014, aunque esperan que para el 2015 tenga una ligera recuperación a entre 2% y 2,5%.

    La economía de América Latina creció 2,5% en todo 2013.

    "Estamos en una fase de desaceleración. El techo se nos bajó y hay que echarlo para arriba con reformas estructurales", dijo José Angel Gurría, titular de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.