Noticias

Lebron y Rodman vs Beyonce y Jay Z

Lebron y Rodman VS Beyonce y Jay Z: un juego dis

No todos los viajes de los famosos son similares. Ernesto Morales explica aquí algunas de las diferencias.

Beyonce y Jay Z

Beyonce y Jay Z

En octubre de 2012, LeBron James estuvo en China por novena ocasión. El resto de su victorioso equipo de Miami estuvo con él. Algunos habían visitado el gigante asiático un par de veces antes, pero ninguno más que el MVP.

Lebron y el Heat, al menos de conocimiento público, no se entrevistaron con ningún político chino, ni opositor ni miembro del Partido Comunista. Tampoco preguntaron por el Premio Nobel de Literatura y activista libertario Liu Xiaobo, ni visitaron al célebre artista disidente Ai Weiwei. No se interesaron por los presos políticos chinos. Hicieron lo mejor que saben hacer (jugar baloncesto), y se tomaron fotos en la Gran Muralla.

A su regreso a Miami nadie les pidió explicaciones. Los tickets para ver al Miami Heat en el American Airlines Arena cuestan cada vez más, y se agotan cada vez más. Son el símbolo deportivo del sur de la Florida.

Pero si el vuelo del Miami Heat no tuvo connotaciones políticas, el de Dennis Rodman sí. La estrella retirada de la NBA fue hospitalariamente acogida hace muy poco por el régimen más cerrado y tiránico del planeta: Corea del Norte. Rodman no solo no visitó y denunció los gulags norcoreanos, sino que cenó, charló, posó, paseó y vio jugar baloncesto, con el regordete Kim Jong-un a su lado.

Nadie sabe ahora mismo qué es de la vida de Dennis Rodman. A nadie le importa. Fue titular de un par de programas televisivos, y listo. Él sigue en el Salón de la Fama de la NBA aunque sea amigo de un dictadorzuelo comunista-stalinista que podría llevarnos a una nueva guerra mundial.

En cambio, Beyoncé y Jay-Z han cometido un pecado capital. Celebran en Cuba su 5to aniversario de bodas, y no preguntan por las Damas de Blanco o por alguno de los presos políticos en las mazmorras castristas.

Al igual que LeBron en la China dictatorial, no visitan a político de una u otra facción, no se interesan por las violaciones de derechos humanos ni tampoco por los logros históricos que proclaman los hermanos Castro. A diferencia de Dennis Rodman en Pyongyang, no cantan para Raúl ni bailan con Díaz Canel, ni posan con Esteban Lazo. Pero no importa. “Son una vergüenza”.

Al parecer, la única causa gris en este viaje desde el punto de vista estadounidense está saldada: el Departamento del Tesoro los autorizó a viajar, según acaba de saberse. Será trabajo de nuestros representantes y senadores cubanoamericanos investigar los porqués.

Pero esa no era la real manzana de la discordia. Sobre todo porque si habían violado la ley estadounidense, la ley estadounidense se encargaría de hacerles pagar.

A diferencia de artistas de talla mundial como Bono, Eddie Vedder o Bruce Springsteen, ni Beyoncé ni Jay-Z son conocidos por su activismo político. Ellos cantan, hacen plata, viajan y disfrutan.

Pero en el caso cubano, debieron ser lo que no son. Debieron ser políticamente comprometidos y solidarios con una causa (la defensa de la democracia de la Isla) que siendo claros, ni les va ni les viene.

No son cubanos. No son políticos electos por cubanos. No se solidarizaron con los opositores, pero no les hicieron el juego a los dictadores. No, nada de esto es aceptable: ellos tenían que dedicar su viaje y festejo de mega-estrellas a la causa que los cubanos no hemos sabido resolver en más de medio siglo.

El compromiso político y moral es asunto de cada quien. Son admirables quienes desde el arte hacen suyas las causas sociales y son consecuentes con ellas. Y son respetables a quienes les importan un bledo. A eso se le llama libertad.

Yo admiro al Bono de U2 por su música fabulosa y por su compromiso con los derechos humanos. Pero pretender que LeBron James denuncie el esclavismo de los obreros chinos es tan iluso como creer que Jay-Z iba a preferir una charla con Martha Beatriz Roque antes que a Haila cantándole el “Carnaval” de Celia Cruz.

Como el viaje de la pareja mediática no favoreció ni perjudicó la democratización de mi país, yo me quedo con la cara de alegría de las mulatas habaneras que jamás soñaron ver a la diva estadounidense, y con esos pioneritos que hoy cuentan en la escuela que conocieron a Beyoncé.

Boletín de Noticias

Suscríbete a nuestros boletines de noticias


blog comments powered by Disqus

Telemundo Local da la bienvenida a una discusión amena y cortés mientras usted siga las Normas de Conducta establecidas en nuestros Términos de Servicio. Los comentarios no son evaluados previo a publicarse. Usted acepta que cualquier cosa que publica puede ser utilizada, junto con su nombre y foto de perfil, en conformidad con nuestra Política de Privacidad y la licencia que usted nos concede conforme a nuestros Términos de Servicio. Los comentarios no son monitoreados por lo que éste no constituye un medio para contactar la estación. Por favor, visite nuestra página de Contacto para obtener el email, dirección o número de teléfono si desea contactar la estación.