La mortalidad infantil en Cuba

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LA HABANA - Cuba cerró 2011 con una tasa de mortalidad infantil de 4,9 por cada mil nacidos vivos, manteniendo por cuarto año consecutivo un índice inferior a 5,0 que es el más bajo de América Latina, informó el diario oficial Granma. El rotativo, portavoz del gobernante Partido Comunista de Cuba, indicó que en 2011 las 15 provincias del país reportaron tasas bajas y en siete de ellas fueron inferiores a 4,9. Además, 17 de los 168 municipios de la isla concluyeron el año pasado con cero mortalidad infantil. "En los últimos cuatro años Cuba alcanza cifras inferiores a 5 en la tasa de mortalidad infantil -la más baja en las Américas junto a Canadá- sustentada en la política sanitaria del Gobierno revolucionario que garantiza la equidad en el acceso a los servicios asistenciales que reciben la madre y el niño", resaltó Granma. El diario recordó que la tasa de mortalidad infantil mide el riesgo de morir durante el primer año de vida y "es expresión de la calidad con que un país atiende y protege a la madre y al niño, su salud, su seguridad material, su educación y socialización".

    En 2008 Cuba logró una tasa de 4,7 por cada mil nacidos vivos, en 2009 reportó 4,8 y en 2010 alcanzó la más baja de su historia con 4,5. Granma precisó que en 2011 ocurrieron en la isla 133.063 nacimientos, unos 5.317 más que en 2010, cuando se estimaron en poco más de 127.700. El periódico también llamó a las mujeres en edad fértil a establecer una "adecuada planificación familiar" y asumir compromisos por embarazos responsables. En Cuba la reducción de la natalidad y el envejecimiento están entre las causas fundamentales del decrecimiento de la población, uno de los mayores problemas sociales que tendrá que enfrentar el país en las próximas décadas. Estimados oficiales prevén que Cuba perderá 100.000 habitantes para 2025 y estará por debajo de los 11 millones en 2032.

    Actualmente la isla tiene 11,2 millones de habitantes, de los que más de dos millones se encuentran en la tercera edad (mayores de 60 años) y un 75 por ciento supera los 65 años.