La OEA en crisis presupuestaria

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

    WASHINGTON - La Organización de Estados Americanos enfrenta una "crisis" presupuestaria, advirtió este lunes su secretario general, José Miguel Insulza, luego de que los países miembros aprobaron un presupuesto para 2012 de $85,3 millones, igual al del año en curso.

    "Enfrentamos una situación de crisis", dijo Insulza, al cierre de una reunión extraordinaria de la Asamblea General de la OEA en Washington para aprobar el presupuesto.

    "Tenemos una situación precaria, cualquier atraso (en el pago de la cuota de un país miembro) es un conflicto, una dificultad y la posibilidad de no tener cómo pagar sueldos", dijo Insulza, quien señaló por un nuevo año que los fondos de la OEA no alcanzan para cubrir sus gastos.

    Existe un "exceso de mandatos" que los países le asignan a la organización, pero las contribuciones no crecen, aseveró.

    El presupuesto adoptado este lunes llama a "mantener una cultura y práctica de austeridad, eficacia, rendición de cuentas, eficiencia, transparencia y prudencia en el uso, ejecución y gestión de los recursos de la Organización", según el acuerdo aprobado por unanimidad.

    El secretario general afirmó que, aunque el presupuesto para 2012 es "balanceado" y la organización no tiene deudas, el "equilibrio es sólo aparente": muchas actividades básicas, como la observación electoral, son financiadas con donaciones puntuales.

    La Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos se financian también en mayor parte con fondos no regulares, indicó.

    Para conseguir fondos a corto plazo, la OEA podría vender alguno de sus edificios, dijo Insulza, quien también llamó a solventar la "situación anómala" de que Estados Unidos otorgue el 60% de los fondos de la organización, y solicitó que las contribuciones sean más equilibradas.

    En la reunión, todos los países reconocieron la "ardua labor" que significó ponerse de acuerdo sobre el presupuesto y que la organización debe acometer reformas si no quiere volverse insolvente.