Eligen jurado en juicio por asesinato

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El juicio de Pedro Bravo, el joven acusado de secuestrar, envenenar y asesinar en 2012 a su amigo Christian Aguilar, de origen colombiano, dio inicio este lunes con la selección del jurado encargado de analizar y dictaminar sobre los hechos.

    Darry Lloyd, portavoz de la Oficina del Fiscal del estado de Florida, dijo que se espera alcanzar un veredicto en un plazo máximo de dos semanas.
    El jurado estará integrado por 6 hombres y mujeres, luego de que la defensa y la fiscalía interrogaron a cada uno de los candidatos.
    La fiscalía le prohibió a los padres y amigos de Aguilar que hablaran con la prensa hasta que hayan testificado ante el gran jurado.
    Pedro Andrés Bravo, supuesto asesino.
    Christian Aguilar, brutalmente asesinado.
    Recuento de los hechos
    Bravo, quien tenía 18 años cuando fue detenido y acusado de asesinar a Christian Aguilar, enfrenta un total de siete cargos y la posibilidad de cumplir cadena perpetua en caso sea hallado culpable.
    La fiscalía estatal, que no buscará la pena de muerte contra el acusado, ha anunciado que arribará al juicio con más de 450 evidencias físicas y unas 1,500 fotografías que demuestran la responsabilidad de Bravo.
    Aguilar y Bravo eran amigos cercanos que acudieron juntos a una escuela secundaria en la localidad de Doral, en el condado Miami-Dade, y luego ambos se mudaron a la ciudad de Gainesville, al norte de Florida, para cursar estudios universitarios en esa localidad.
    La víctima, de origen colombiano y estudiante de la Universidad de Florida (UF), fue vista por última vez el 20 de septiembre de 2012, cuando entró a una tienda de artículos electrónicos para comprar un CD, a la cual ingresó junto a su amigo.
    Cuatro días después, la policía detuvo como principal sospechoso a Bravo, quien presuntamente golpeó hasta dejar inconsciente a la víctima, tras enterarse que mantenía relaciones con una exnovia suya.
    La desaparición de Aguilar, que cursaba estudios de ingeniería biomédica, motivo el despliegue de unos 200 oficiales de diversas agencias policiales del estado, además de decenas de familiares y voluntarios, con el fin de hallar alguna señal del joven, a lo largo de una búsqueda que se concentró en el suroeste de Gainesville.
    El día 12 de octubre de ese año, su cuerpo fue hallado por un par de cazadores que buscaban leña en una zona boscosa del condado Levy, parcialmente enterrado y descompuesto.
    Las autoridades encontraron también cinta adhesiva, unos zapatos deportivos azules y unos pantalones de color azul oscuro, que coincidían con lo que Aguilar vestía el día que desapareció.
    Durante el proceso judicial se espera la presencia de los padres de la víctima, Carlos y su esposa Claudia.