Intentan matar al mecánico por quejas de reparación

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Dos hombres hispanos fueron arestados en Miami bajo acusaciones de intentar asesinar al mecánico que les estaba arreglando el automóvil. (Published jueves 28 de abril de 2016)

    Dos hombres de origen cubano comparecieron este jueves en un tribunal de Miami para enfrentar cargos por intentar asesinar a un mecánico que estaba reparándoles su vehículo

    Los acusados Roberto y Rosendo Rivero son padre e hijo, y fueron acusados de haberle causado graves heridas a la víctima, un mecánico llamado Selvin Sandoval.

    “Para mí son unos asesinos que intentaron matarme”, dijo Sandoval en entrevista exclusiva con Telemundo 51.

    Los Rivero Rivero enfrentan cargos por intento de asesinato en segundo grado con arma de fuego.

    Según el informe policial, Roberto y Rosendo Rivero llegaron al taller de vehículos, ubicado en el 2266 del noroeste y la calle 36, en Miami, el pasado 11 de marzo. Ambos hombres le reclamaron por un supuesto mal arreglo que le habían hecho a  un auto Ford Mustang.

    La víctima dice que en ese momento comenzaron las amenazas.

    “Dijeron que ellos se iban a vengar, que iban a hacerme algo porque a ellos nunca les había pasado algo como esto y que ellos eran asesinos desde Cuba y que él ya había matado muchas veces antes”, contó el mecánico.

    De acuerdo con Sandoval, una semana después de las amenazas, Roberto, de 66 años, regresó con un cuchillo en su bolsillo y un arma de fuego en el cinturón. Lo acompañaba su hijo Rosendo.

    Con el cuchillo, uno de los hombres le hizo una cortada en el cuello y lo amenazó con el arma, pero Sandoval dice que logró soltarse y salir corriendo a llamar a la policía.

    Padre e hijo escaparon y fueron arrestados este miércoles por la policía. Mientras tanto, Sandoval prefirió cambiar de lugar de trabajo.

    “Me fui por miedo a que regresaran y trataran de vengarse”, confesó.
     
    Ninguno de los acusados recibió fianza y cuando salgan de la cárcel deberán permanecer lejos de la victima.