Incierto destino para balseros rescatados de faro

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Un grupo de 21 balseros cubanos fueron rescatados este viernes de un faro abandonado en la zona de los Cayos de la Florida luego de un prolongado operativo del Servicio de Guardacostas, que rodeó la estructura y negoció la entrega del grupo a las autoridades. (Publicado viernes 20 de mayo de 2016)

    Un grupo de 21 balseros cubanos fueron rescatados este viernes de un faro abandonado en la zona de los Cayos de la Florida luego de un prolongado operativo del Servicio de Guardacostas, que rodeó la estructura y negoció la entrega del grupo a las autoridades.

    El cerco y rescate de los balseros en el American Shoal Light, en Sugarloaf Key, fue transmitido en vivo por Telemundo 51.

    Los balseros bajaron del faro para abordar el escampavías de los Guardacostas luego de permanecer por más de ocho horas refugiados en el lugar. En estos momentos están siendo procesados por agentes de inmigración y esperan por la decisión sobre su permanencia en Estados Unidos.

    El caso recordó un incidente similar ocurrido en enero del 2006, cuando 15 balseros cubanos fueron detenidos en un pilote del Puente de las Siete Millas, en  los Cayos. El grupo fue repatriado a Cuba, pero un juez federal falló a favor de su derecho a permanecer en Estados Unidos bajo el decreto de “pies secos/pies mojados”, de 1995, pues consideró que el puente era parte indisoluble del suelo norteamericano.

    Los cubanos recibieron entonces visas en La Habana para poder retornar a Estados Unidos.

    El precedente legal establecido por el juez Federico Moreno es considerado clave para determinar si el grupo llegado al faro de Sugarloaf Key debe quedarse en Estados Unidos.

    “Un faro americano de un cayo americano es suelo norteamericano, y este grupo está en el derecho de permanecer en Estados Unidos”, dijo el abogado Willy Allen, quien forma parte del equipo legal a cargo del caso de 2006. “No hay dudas de que que estas oersonas pueden beneficiarse de la regulación de pies secos/pues mojados”.

    Sin embargo, un vocero del Servicio Guardacostas dijo esta noche a Telemundo 51 que el grupo podría ser repatriado, pues el faro no es considerado territorio estadounidense.

    El activista exiliado Ramón Saúl Sánchez, junto a familiares de algunos de los balseros retenidos, se movilizaron para pedir la liberación de los cubanos ante las oficinas del Servicio Guardacostas en Miami Beach.

    “Daremos la batalla legal nuevamente si son repatriados sin desconocer el antecedente que sentó el caso del Puente de las Siete Millas”, dijo Sánchez, líder del Movimiento Democracia.  En el 2006, el activista hizo una huelga de hambre para reclamar el regreso de los 15 balseros deportados.

    Sánchez argumentó que devolver a los cubanos sería una violación de las leyes y de la determinación judicial del 2006".

    "Pedimos a los Guardacostas y al gobierno de Estados Unidos que consideren los antecedentes legales y las razones humanitarias, y no devuelvan a estas personas que vivnieron jugándose sus vidas", consideró el activista.

    El faro American Shoal fue construido en 1880 a ocho millas de Sugarloaf Key, con el fin de marcar una advertencia sobre la zona coralina. Tiene 33 metros por encima de la superficie marítima y una plataforma añadida de 12 metros.

    El abogado William Sánchez, otro de los abogados que ganó el caso del 2006, dijo estar dispuesto a representar a miembros de este grupo y asumir su reclamo legal si son devueltos a la isla.

    "Me sentiría muy cómodo representándolos si lo devuelven a Cuba, pues el faro es territorio de Estados Unidos", añadió Sánchez, que inició esta tarde gestiones antes el Departamento de Justicia para alertar sobre el incidente y prevenir una decisión errónea de las autoridades.

    Una vez hecha la decisión de los funcionarios del Servicio Guardacostas,

    Los cubanos viajaron en una embarcación rústica que se aproximó a la zona de los Cayos en horas de la mañana. Al ser avistados por los guardacostas,  19 de los balseros abandonaron el bote y escalaron el faro; dos del grupo nadaron hasta el nave del Servicio Guardacostas.

    Algunos de los balseros subieron hasta lo más alto del faro.

    Los guardacostas rodearon la estructura y trataron de desalojar a los inmigrantes durante un proceso de negociación.

    Alrededor de las 5:30 p.m. los cubanos abandonaron el faro y se entregaron a las autoridades.

    Se desconocen aún las identidades de los balseros. Al parecer todo el grupo está formado por hombres.

    Un familiar entrevistado durante la transmisión de Telemundo 51 mencionaron que uno de los miembros del grupo se llama Marco, tiene 35 años y es natural de Guanabacoa, en La Habana.

    Otra persona entrevistada relató que supuestamente el grupo salió el sábado desde la costa de Caibarién, en el centro de la isla. Agregó que los balseros tienen entre 20 y 40 años.

    Agregó que en el grupo se encuentra también Lázaro Conde, quien ha hecho nueve intentos de salida del país. Su tía dijo que es un opositor político que ha cumplido prisión anteriormente.