Identifican a madre baleada por bebé en Walmart

Identifican a madre baleada por bebé en Walmart

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Facebook
    Veronica Rutledge

    HAYDEN, Idaho - Veronica J. Rutledge, de 29 años y originaria de Blackfoot, Idaho, estaba de compras en una tienda de Walmart en este suburbio de Coeur d'Alene, Idaho, acompañada de cuatro niños.

    Uno de los pequeños, un niño de 2 años, sentado en un carrito de compras, abrió la cartera de su madre a las 10:20 hora local, cuando el arma se disparó, según declaró a AP el teniente Stu Miller, vocero de la oficina del comisario del condado de Kootenai.

    "Parece haber sido un trágico accidente", dijo Miller. Rutledge ya estaba muerta cuando llegaron las autoridades, como informa el diario USA Today.

    La difunta había viajado a Hayden, a unas 400 millas al noroeste de Blackfoot, para visitar a sus familiares para las fiestas, agregó.

    Rutledge "era una madre bella, joven y amorosa", declaró su suegro, Terry Rutledge, al canal KREM-TV. "No era para nada irresponsable. Se fue demasiado pronto".

    Añadió que había llevado a su hijo y a sus sobrinas a comprar algunos regalos.

    El marido de la mujer no estaba en la tienda cuando ocurrió la tragedia, pero llegó poco después, según Miller. Todos los niños fueron llevados a casa de un pariente.

    La tienda cerró y no se abriría hasta el miércoles en la mañana, de acuerdo con la gerencia de Walmart.

    Los videos de vigilancia de la tienda y las declaraciones de los testigos ayudaron a los oficiales a determinar si fue un accidente. Miller dijo que Veronica Rutledge tenía un permiso para portar armas ocultas emitido en Spokane, Washington.

    Idaho reconoce los permisos de otros estados, pero quienes deciden mantener sus armas ocultas deben llevar consigo sus licencias todo el tiempo, según el sitio oficial del fiscal general de Idaho.

    Los legisladores de Idaho aprobaron este año leyes que permiten llevas armas ocultas a los colegios y universidades del estado. Según esa ley, los portadores de armas no las pueden llevar a dormitorios ni edificios con más de 1,000 personas, como estadios o salas de conciertos.