Hallan muerto a fiscal que denunció a presidenta

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    El fiscal argentino Alberto Nisman, que denunció a la presidenta Cristina Fernández por presunto encubrimiento de Irán en un atentado contra la mutual judía AMIA, fue hallado muerto en su vivienda de Buenos Aires en circunstancias aún por aclarar.

    BUENOS AIRES, Argentina - La fiscal que investiga la muerte del fiscal federal Alberto Nisman confirmó este lunes el hallazgo de un arma en su vivienda de Buenos Aires donde fue encontrado muerto y pidió "prudencia" y "cautela" a la espera de las conclusiones de las investigaciones.

    La fiscal Viviana Fein investiga el caso de Nisman, que llevó la causa de la mutual judía AMIA y que la pasada semana denunció a la presidenta argentina, Cristina Fernández, por supuesto encubrimiento a presuntos terroristas iraníes.

    El Ministerio de Seguridad confirmó, en un comunicado, que el cuerpo de Nisman fue encontrado en el baño de su apartamento, junto a una pistola calibre 22 y un casquillo de bala.

    La alarma saltó cuando los guardaespaldas de Nisman se percataron de que no había retirado de su puerta el periódico del domingo ni respondía al teléfono y decidieron notificarlo a los familiares.
    El cuerpo fue encontrado por su madre, que pudo entrar en vivienda con ayuda de un cerrajero porque la puerta estaba cerrada con llave por dentro.

    Muere fiscal argentino en extrañas circunstancias

    Muere fiscal argentino en extrañas circunstancias
    Alberto Nisman había denunciado a la presidenta Cristina Fernández y otros funcionarios en el caso del atentado a la AMIA. (Publicado lunes 19 de enero de 2015)

    El hallazgo se ha producido apenas unas horas antes de la comparecencia de Alberto Nisman prevista para este lunes ante el Congreso para detallar la denuncia que alcanza a la presidenta y varios de sus colaboradores por el supuesto encubrimiento de los presuntos autores del atentado contra la AMIA que causó 85 muertos y más de 300 heridos en 1994.

    Nisman contaba con grabaciones de conversaciones telefónicas entre las autoridades iraníes y agentes de inteligencia y mediadores argentinos que, según el fiscal, demostrarían que Argentina suscribió un memorándum de entendimiento con Irán que implicaría el encubrimiento de los sospechosos del atentado contra la AMIA a cambio de impulsar el comercio bilateral y el intercambio de petróleo por granos en un contexto de crisis energética en el país suramericano.

    Tras la denuncia, el gobierno argentino se apresuró a cerrar filas en defensa de Cristina Fernández y acusó al fiscal de mentir y de dejarse arrastrar por conflictos internos en la Secretaría de Inteligencia.

    El atentado contra la AMIA causó 85 muertos y 300 heridos el 18 de julio de 1994, dos años después de que una bomba explotara frente a la embajada de Israel en Buenos Aires y ocasionara 29 víctimas mortales.

    La investigación y la comunidad judía atribuyen a Irán y a la organización Hizbulá la planificación y ejecución de ambos atentados.