Grecia podría quedar fuera de Eurozona

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    Una bandera de la Unión Europea, colgada junto a otra griega y una del Che Guevara el miércoles 2 de noviembre en la zona de Monastiraki, en el centro de Atenas.

    CANNES, Francia - Los principales dirigentes europeos y el Fondo Monetario Internacional convocaron al primer ministro griego, Giorgos Papandreu, este miércoles en Cannes para tratar de restablecer la calma en los mercados antes de la cumbre del G20 y barajaron por primera vez la posible salida de Grecia de la Eurozona.

    La conmoción causada por la decisión de Papandreu de convocar a un referéndum sobre el plan de ayuda europeo a Grecia hundió el martes las bolsas y este miércoles seguía levantando ampollas en los mercados.

    El fondo de rescate europeo se vio obligado a anular una emisión de bonos por la que preveía captar 3,000 millones de euros ($4,100 millones) para Irlanda, debido al "deterioro de las condiciones en los mercados", indicó Christof Roche, portavoz del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera.

    Irlanda, al igual que Grecia y Portugal, se salvaron del 'default' gracias a planes de rescate acordados por sus socios y el FMI, a cambio de la aplicación de duros ajustes presupuestarios.

    Papandreu comparecerá ante la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, los principales dirigentes de la Unión Europea y la directora del FMI, Christine Lagarde.

    El referéndum griego sacudió la agenda de la cumbre del G20 de principales potencias industrializadas y emergentes, que se llevará a cabo el jueves y el viernes en esta ciudad de la Costa Azul.

    Los europeos planeaban inicialmente presentar al resto del G20 su plan para intentar salir de la crisis de la zona euro, adoptado la semana pasada en Bruselas. Ese plan contempla en particular una quita del 50% de la deuda griega en manos privadas.

    Su objetivo era restablecer la confianza de los mercados y tranquilizar a Estados Unidos y a los países emergentes, que temen que los problemas europeos frenen su crecimiento económico. Ahora, el espectro de la victoria del 'no' en el referéndum griego cuestiona la credibilidad de todo el programa.

    Según una fuente gubernamental francesa, Merkel y el mandatario francés pedirán a Papandreu que se pregunte a los griegos en el referéndum si quieren seguir perteneciendo a la zona euro. En ese caso, un 'no' podría desembocar en la salida de Grecia de la moneda común, compartida actualmente por 17 países. Así, Alemania y Francia barajarían por primera vez de un modo explícito la posibilidad de que Grecia salga del euro.