Gobierno desestima denuncia de fiscal muerto

Gobierno argentino desestima denuncia de fiscal muerto

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO LOCAL
    Alberto Nisman

    BUENOS AIRES, Argentina - El gobierno argentino calificó este miércoles de "endeble" la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la presidenta argentina, Cristina Fernández, por negociar un supuesto "plan criminal de impunidad" para los presuntos autores del atentado contra la mutual judía AMIA.

    El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, consideró que el fiscal fue engañado al creer en los datos que le suministraron para formular la denuncia contra la presidenta y algunos de sus colaboradores, entre ellos el canciller, Héctor Timerman.

    "No hay absolutamente nada, es algo totalmente endeble, sin concepto", dijo el funcionario a la prensa tras la publicación de las 300 páginas de la denuncia presentada hace una semana por Nisman, quien fue hallado muerto en su apartamento de Buenos Aires el domingo por la noche.

    Fernández sostuvo que el fiscal creyó en una "doble SIDE (Secretaría de Inteligencia)", al reiterar que los espías citados en su presentación judicial no trabajan para el Gobierno.

    Al ser consultado por un periodista si creía que Nisman actuó con ingenuidad, el funcionario respondió: "Usted lo dijo mejor que yo".

    El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, coincidió con el secretario general de la Presidencia y subrayó que "son falsos" muchos de los datos que figuran en la denuncia de Nisman.

    Ambos funcionarios pidieron prudencia "hasta que estén todas las pericias" antes de calificar la muerte del fiscal.

    Nisman estaba a cargo de la investigación del mayor atentado contra intereses judíos ocurrido en Argentina, el ataque contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) que causó 85 muertos en 1994.

    La semana pasada, el fiscal denunció a Fernández y otros dirigentes oficialistas por considerar que el memorándum de entendimiento con Irán, aprobado en 2013 para investigar el atentado, incluía el supuesto encubrimiento de algunos de los acusados a cambio de relaciones comerciales e intercambio de petróleo por granos en el marco de la crisis energética argentina.