Florida ejecuta a ex policía

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    MIAMI - El Estado de Florida ejecutó este martes a las 6 p.m. a Manuel Pardo, un ex policía de Sweetwater condenado por la muerte de nueve personas en la década de 1980.

    La archidiócesis de Miami y seis diócesis de Florida se habían pronunciado con anterioridad en contra de la ejecución, arguyendo que están en contra de la "violencia" de ese método, y pidieron cadena perpetua para el reo. Manuel Pardo Jr., de 56 años, murió en la Prisión Estatal de Florida en Starke, en el norte del estado. El menú de su última cena incluyó:

    Arroz blanco y pinto.

    Masas de puerco

    Platanitos

    Avocado con aceite

    Tomate con aceite

    Eggnog

    Pastel de calabaza

    Café cubano

    Las autoridades ecuraon a Pardo, un exveterano condecorado de la Marina de Estados Unidos, con una inyección letal en Starke, tras ser condenado a la pena de muerte por cada uno de los nueve asesinatos.

    Algunas de las víctimas eran personas que estaban involucradas en tráfico de drogas; otra fue asesinada porque Pardo creyó que se trataba de un informante federal que buscaba tenderle una trampa para que le arrestaran y también mató a un sacerdote de santería. Pardo solicitó al jurado de su juicio la pena capital: "No soy un criminal. Soy un soldado. Como soldado, pido la pena de muerte. Cumplí mi misión". La defensa pidió la anulación de la pena de muerte de Pardo con el argumento de que este "no era apto para ser juzgado" y que "no se le había garantizado acceso al registro que involucraba su juicio", alegato que fue rechazado. Los tribunales rechazaron las apelaciones en la que los abogados pidieron "clemencia" para su cliente y sostenían que el uso de la inyección letal y su ejecución tras permanecer preso desde 1988 era "inconstitucional" y un castigo cruel.