Escándalo por video sexual tomado en escuela de Florida

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Detectives del Sheriff de la Florida están investigando un video tomado con un teléfono celular en el que supuestamente una adolescente de 15 años tiene relaciones sexuales con varios alumnos en un baño de una escuela secundaria pública de Fort Myers después del horario de clases. (Publicado jueves 26 de mayo de 2016)

    Detectives del Sheriff de la Florida están investigando un video tomado con un teléfono celular en el que supuestamente una adolescente de 15 años tiene  relaciones sexuales con varios alumnos en un baño de una escuela secundaria pública de Fort Myers después del horario de clases.

    Las autoridades inicialmente decidieron no seguir adelante con la imposición de cargos criminales en el caso, pero cuando el vídeo  saltó a la publicidad, se expandió por las redes sociales y replicó en los medios de comunicación, los investigadores y el Departamento de Niños y Familias de Florida decidieron indagar más a fondo sobre lo sucedido, según dijo este martes el portavoz de la Oficina del Sheriff del Condado de Lee, Tony Schall.

    Schall no quiso entrar en detalles sobre los posibles cargos que serían presentada en el caso.

    De acuerdo con un informe de la policía, la muchacha confirmó que tuvo relaciones sexuales con una serie de "varones dispuestos" en el área de los baños de la escuela, el pasado 17 de mayo.

    Según el informe, un detective observó un video de seguridad de South Fort Myers High School, ubicada en el condado de Lee, y vio a 25 adolescentes varones entran en el baño. Los padres de la muchacha no quisieron  presentar cargos, dijo Schall.

    El video fue publicado en Snapchat y Twitter, y se envió a los medios periodísticos. Al menos un canal de televisión contactó a la policía.

    El portavoz de la escuela, Amity Chandler ,dijo en un comunicado la que mientras que 25 muchachos fueron vistos entrando en el baño, el número de ellos con los que la menor tuvo relaciones sexuales "es menor que el número visto ir al baño".

    Greg Adkins, superintendente escolar del condado Lee, escribió este martes una carta diciendo que los funcionarios "se sorprendieron al oír de los eventos ocurridos en South High", pero agregó: "Estoy seguro de que usted aprecia la privacidad que se ofrece a los estudiantes involucrados".

    Un abogado del área de Tampa, John Trevena,  manifestó que casi con toda seguridad los agentes están  investigando si cualquier persona que emitió  el vídeo desde teléfono móvil, o lo publicó, puede ser procesado bajo las leyes de pornografía infantil.

    "Si se tomó un video, es sin dudas pornografía infantil. No hay ninguna ambigüedad allí", dijo. "Sólo la gran cantidad de participantes, supuestamente 25 menores, sugiere problemas de salud mental en relación con una menor de 15 años.  Esto debe ser investigado como un crimen, pues se ha aprovechado a  una persona con un problema de salud mental".

    El caso ha sorprendido a los padres de la zona, quienes se preguntan si la escuela es segura.

    "Es un hecho que quita el aliento", dijo Scott Berkowitz, presidente de la Red Nacional de Protección contra la Violación, el Abuso  y el Incesto. "Es difícil imaginar cómo algo asúi puede suceder".

    Berkowitz agregó que una cuestión clave es si a los 15 años se pueden consentir las relaciones sexuales. La edad de consentimiento de la Florida es de 18, pero la ley estatal contiene una cláusula que permite a jóvenes de 16 y 17 años el consentimiento a tener relaciones sexuales con una persona de 16 años a 23.

    Las edades de los muchachos que supuestamente tenían relaciones sexuales con la menor de 15 años todavía no se han esclarecido.

    El distrito escolar de Lee  no revelará el número de estudiantes disciplinados. Una nota envisada a los padres por de la directora del plantel, Melissa Layner ,  informó que los estudiantes fueron amonestados "rápidamente".

    El superintendente Adkins escribió que "las conversaciones sobre el bien y el mal se han producido en muchos contextos, y con los padres presentes".

    "Reconocemos que esto no es sólo una cuestión de comportamiento de los estudiantes, sino también un tema de supervisión en la escuela", apuntó el fuincionario.

    Pero a la vez Adkins pidió pasar la página y sacar conclusiones aleccionadoras de lo ocurrido.

    "Son adolescentes que han cometido un grave error. Ellos han sido disciplinados. Ahora deben tener la oportunidad de aprender de sus errores", concluyó Adkins.