Gainesville: Bravo testifica en el juicio

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Pedro Bravo testifica.

    Gainesville, FL - Pedro Bravo, el hombre de Miami acusado en la muerte del estudiante de la Universidad de la Florida, Christian Aguilar, testificó este jueves en su propia defensa, como paso previo al inicio de las deliberaciones del jurado.

    Bravo se ha declarado inocente de todos los cargos, diciendo que él y Aguilar lucharon antes que Aguilar saliera de su coche.
    Bravo, en el estrado, dijo que trató de suicidarse de 10 a 12 veces, pero dijo que una parte de él "simplemente no lo soltaba".
    Bravo, durante su testimonio, dijo que Aguilar era alguien con el que él podía relacionarse.
    Bravo, dijo que en el momento en que ocurrieron los hechos todavía estaba "enamorado" de su ex novia Erika Friman, y quería asistir a la Universidad de Florida para tratar de volver con ella.
    El juez que preside el caso, James Colaw, dijo a los jurados que se preparen para las deliberaciones una vez que concluyan los testimonios.
    Bravo se enfrenta a varios cargos por la muerte en 2012 de Aguilar, su amigo y excompañero de clase en la secundaria preparatoria Doral High School.
    Este miércoles se presentó en el juicio, como testigo de la fiscalía, un compañero de celda, quien supuestamente contó cómo el acusado mató a Christian Aguilar.
    Michael Angelo dijo que Bravo le comentó que vio pasar 13 minutos en el reloj de su auto, mientras estrangulaba a Aguilar, y que el acusado lloraba y le pedía cordones de zapatos para suicidarse, y que incluso escribió una carta que luego encontraron los guardias de seguridad.
    Los fiscales dicen que Bravo orquestó un plan para matar a Aguilar impulsado por una obsesión que sentía con su exnovia Erika Friman, quien estaba saliendo con Aguilar, en Gainesville.
    VIDEO: Interrogatorio a Pedro Bravo
    Bravo investigó formas de matar y salirse con la suya antes de drogar y estrangular a Aguilar en un estacionamiento de Wal-Mart, dijeron los fiscales.
    Bravo preguntó a Siri, el asistente digital de iPhone, dónde esconder un cuerpo. "Necesito ocultar a mi compañero de cuarto", fue lo que dijo Bravo al asistente, a lo cual Siri contestó "¿Qué tipo de lugar estás buscando?", dándole cuatro opciones: los pantanos, embalses, fundiciones de metales y basureros.
    Los abogados defensores dijeron que los dos habían discutido, pero negaron que Aguilar matara a Bravo.
    Michael Angelo hace escalofriantes revelaciones en juicio a Pedro Bravo.
    El acusado Pedro Bravo durante el juicio.
    Recuento de los hechos
    Aguilar y Bravo eran amigos cercanos que acudieron juntos a una escuela secundaria en la localidad de Doral, en el condado Miami-Dade, y luego ambos se mudaron a la ciudad de Gainesville, al norte de Florida, para cursar estudios universitarios en esa localidad.
    La víctima, de origen colombiano y estudiante de la Universidad de Florida (UF), fue vista por última vez el 20 de septiembre de 2012, cuando entró a una tienda de artículos electrónicos para comprar un CD, a la cual ingresó junto a su amigo.
    Cuatro días después, la policía detuvo como principal sospechoso a Bravo, quien presuntamente golpeó hasta dejar inconsciente a la víctima, tras enterarse que mantenía relaciones con una exnovia suya.
    La desaparición de Aguilar, que cursaba estudios de ingeniería biomédica, motivo el despliegue de unos 200 oficiales de diversas agencias policiales del estado, además de decenas de familiares y voluntarios, con el fin de hallar alguna señal del joven, a lo largo de una búsqueda que se concentró en el suroeste de Gainesville.
    El día 12 de octubre de ese año, su cuerpo fue hallado por un par de cazadores que buscaban leña en una zona boscosa del condado Levy, parcialmente enterrado y descompuesto.
    Las autoridades encontraron también cinta adhesiva, unos zapatos deportivos azules y unos pantalones de color azul oscuro, que coincidían con lo que Aguilar vestía el día que desapareció.