El horror de la explosión en hospital de México

El horror de la explosión en hospital de México

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO LOCAL

    MÉXICO - Dentro del hospital de maternidad situado en el oeste de la Ciudad de México, la preocupación pronto se tornó en pánico conforme el acre olor del propano se extendía y la nube de vapor crecía ante la puerta de urgencias. El personal del camión cisterna de gas que había fuera empezó a gritar: "¡Llamen a los bomberos! ¡Y digan a la gente que salga!".

    Una enorme explosión marcó la mañana, derrumbando la mayoría del hospital y provocando llamas y humo que se alzaron hacia el cielo el jueves por la mañana.

    Cerca del centro, Fátima Parras, de 16 años, se estaba preparando para ir a la escuela en su casa cuando la detonación arrancó tejas de su tejado. Con el pelo aún mojado, corrió a la calle, donde encontró a un chico de unos 13 años llevando un bebé del hospital.

    "El bebé estaba cubierto de polvo y el chico corría. Empezó a gritar `¡Ayuda, ayuda!'", recordó Parras. Los vecinos que acudieron a la escena encontraron a madres sangrando, saliendo de los escombros con niños recién nacidos mientras los niños lloraban entre los restos del hospital.

    Tragedia en hospital mexicano

    Tragedia en hospital mexicano
    Gobiernos extranjeros han compartido su solidaridad con México por la explosión en un hospital capitalino, incluido el Vaticano. (Publicado viernes 30 de enero de 2015)

    En la explosión murieron un bebé de varias semanas y una enfermera de 25 años, mientras que una segunda bebé murió unas horas más tarde, según las autoridades de la ciudad. De las más de 70 personas heridas, ocho niños y siete adultos estaban en estado grave. El jueves por la noche, las autoridades dijeron que no quedaba nadie bajo los escombros del Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa.

    En un comunicado, el papa Francisco expresó su pesar por las víctimas de la explosión, y transmitió "su sentido pésame a los familiares de los fallecidos, junto con expresiones de consuelo, viva solicitud y deseo de pronto restablecimiento de los heridos", en un telegrama enviado en nombre del pontífice por el cardenal secretario de estado, Pietro Parolín, al arzobispo de México, cardenal Norberto Rivera Carrera.

    El alcalde de México, Miguel Ángel Mancera, dijo que el conductor del camión cisterna y otros dos empleados de la empresa Express Nieto estaban hospitalizados y bajo custodia. La empresa ha proporcionado gas a todos los hospitales públicos de la ciudad desde 2007.

    Hasta el 80% de los mexicanos emplea gas propano en lugar de gas natural suministrado por tuberías, y el muy explosivo propano líquido se entrega a casas y negocios o bien con camiones como el que explotó o en cilindros, indicó Margarita Palma, de Amexgas, una asociación del sector de distribuidores mexicanos de propano.

    Remueven escombros en hospital de México

    Remueven escombros en hospital de México
    La explosión en México se saldó con tres muertos y 72 heridos, mientras los camioneros han sido acusados de homicidio calificado y negligencia. (Publicado viernes 30 de enero de 2015)

    El estallido se produjo a las 7:05 de la mañana, cuando el camión hacía su reparto rutinario a la cocina del hospital, y el gas empezó a escaparse. Los testigos dijeron que los empleados del camión cisterna trataron de reparar la fuga durante entre 15 y 20 minutos, mientras se formaba una gran nube de gas.

    "Les reventó la manguera. Los dos trabajadores del gas intentaron pararlo, pero estaban muy nerviosos. Gritaban a la gente que saliera", dijo Laura Díaz Pacheco, técnico de laboratorio.

    Reacciones a la tragedia en México

    Reacciones a la tragedia en México
    Muchos artistas se unieron al dolor causado por la explosión de una pipa de gas en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, en la capital mexicana. (Publicado viernes 30 de enero de 2015)

    "La reacción inicial de todo el mundo fue ir dentro, lejos del gas", añadió. "Quizá hasta 10 de nosotros pudimos salir... El resto se quedó dentro".

    En el momento de la explosión, 110 personas se encontraban en el edificio, según las autoridades.

    Agustín Herrera, un anestesiólogo que iba de salida de su turno, dijo ver madres heridas que salían con sus bebés en brazos. Las partes más afectadas del edifico fueron las secciones de neonatología, recepción y la recepción de urgencias, indicó.

    El vecino de la zona Carlos Soria Rezendiz dijo que las viviendas cercanas al hospital tenían ventanas rotas y agrietadas, y muchos vecinos acudieron a ayudar a evacuar a las víctimas.

    Tras la detonación, "algunas personas corrieron y empezaron a sacar gente. Empezaron a retirar escombros y a sacar a gente que gritaba y sólo agitaba las manos", declaró la prima de Soria, Ariatna Resendiz.

    Al otro lado de la ciudad, Miguel Angel García, de 22 años, manejaba un autobús cuando oyó noticias sobre la explosión en el lugar en el que acababa de nacer su segundo hijo. Pidió a los pasajeros que transportaba que se bajaran y se dirigió al hospital.

    "Cuando llegué al hospital y lo vi hecho pedazos, pensé lo peor", expresó. Esperó al menos una hora y luego una enfermera le dijo que su esposa y su bebé estaban bien y que habían sido transferidos al ABC Santa Fe.

    Conforme avanzaba el día, la gente empezó a llegar al Hospital ABC ofreciendo pañales y leche de fórmula. La espera para donar sangre era de una hora.

    El ABC era el hospital más cercano a la explosión y recibió 31 pacientes, incluyendo 17 niños. El doctor Moises Zielanowski, director de operaciones del centro, dijo que seis bebés llegaron sin acompañamiento y sin identificación.

    Mancera, el alcalde, dijo que ya se había dado de alta a algunos de los heridos, inclyendo dos madres que sufrieron heridas cuando escudaron a sus hijos con sus cuerpos.