EEUU redujo visas para visitas de cubanos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Edificio de la Embajada de Estados Unidos en La Habana, reinaugurada en agosto del 2015.

    Las visas otorgadas a ciudadanos cubanos para visitas familiares, intercambios culturales y viajes profesionales a Estados Unidos se redujeron a 22,797 durante el año fiscal 2015, una disminución a casi la mitad de las que se entregaron en el período precedente.

    De acuerdo con cifras entregadas a Telemundo 51 por la Embajada de Estados Unidos en La Habana, la disminución constituye una reducción del  45 por ciento con relación a las visas de visitantes  (B-1 y B-2) que se otorgaron en el 2014, cuando la entidad concedió 41,001. En el 2013, el número había alcanzado las 36,787.

    La Embajada estadounidense indicó además que en el 2015, Washington cumplió con la entrega de al menos 20,000 visas de inmigrante anuales para cubanos, según lo establecido por los acuerdos migratorios de 1994 y 1995. En total se concedieron 20,003 visas de inmigrante y 3,549 para familiares cercanos reclamados por ciudadanos americanos.

    El Departamento de Estado tiene una explicación sobre las razones de este recorte en las visas para visitas temporales.  

    "El número de solicitudes de visa de no inmigrante procesado durante los años fiscales 2013 y 2014 se disparó debido a los esfuerzos de la Embajada por reducir agresivamente los retrasos acumulados en cuanto a las solicitudes por mucho tiempo", dijo un portavoz del Departamento de Estado. "El atraso fue eliminado durante el ano fiscal 2015".

    Desde septiembre del 2014, el Departamento de Estado implementó un nuevo sistema de solicitud de visados en Cuba para visitas familiares, profesionales y de noviazgo (fiancé) que eliminó la tarifa de programación de citas, fijada en $11 dólares. Una nueva página digital  para la programación de citas por internet  permite a los solicitantes elegir el día y la hora más convenientes mediante la visualización de un calendario interactivo de programación.

    A la vez, la salida de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, en mayo del 2015, es un factor favorable a la agilización del proceso para obtener un visado. La Ley de Seguridad Fronteriza y Reforma del Visado, aprobada en el 2002, impuso al Departamento de Estado una revisión más estricta de las  solicitudes de visa procedentes de los países enlistados como terroristas, lo que convertía en un proceso dilatado las peticiones de visitantes cubanos por razones familiares, profesionales, deportivas o religiosas.

    Sin embargo, expertos y abogados de inmigración creen que la reducción de las visas de visita también tiene detrás otros poderosos motivos.

    "Hay que tener en cuenta el incremento de la inmigración ilegal de cubanos por la frontera mexicana, la cantidad de visitantes que deciden quedarse en Estados Unidos y la entrada cada vez con mayor facilidad de los cubanos naturalizados como españoles", consideró Santiago Alpízar, abogado de inmigración en Miami.

    Durante el año fiscal 2015, que concluyó el pasado 1ro de octubre, 43.159 cubanos arribaron por puntos fronterizos Estados Unidos, de ellos 30,990 desde México. En los primeros cinco meses del período fiscal 2016, la cifra asciende ya a 27,088, según el Departamento de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP).

    Y desde noviembre, a raíz de nuevas regulaciones del Departamento del Tesoro, los cubanos que se hayan naturalizado como españoles o tengan pasaporte de una nacionalidad con beneficio de visa waiver para entrar a Estados Unidos, pueden venir directamente usando los vuelos charters a Miami, sin necesidad de hacerlo a través de un tercer país.

    La explosión de visados de no inmigrante a cubanos coincidió con la reforma migratoria del gobierno de Raúl Castro, en vigor desde enero del 2013. Las solicitudes de cubanos para viajar a Estados Unidos se multiplicaron al eliminarse el requerimiento de los permisos de salida del país para los ciudadanos nacionales.

    Las nuevas regulaciones migratorias cubanas permiten a los viajeros permanecer hasta 24 meses en el extranjero sin perder sus derechos ciudadanos, lo cual deja abierta la opción a quienes visitan Estados Unidos a acogerse a la Ley de Ajuste Cubano y obtener residencia legal antes de retornar a la isla.

    Desde agosto del 2013, Estados Unidos comenzó a otorgar a los cubanos visas de visita con entradas múltiples y duración de cinco años, lo que ha despejado el flujo de peticiones y, al mismo tiempo, ha flexibilizado las oportunidades de los viajeros, que suelen ahora pensarlo dos veces antes de tomar la determinación de quedarse en el país.

    No hay estadísticas del porcentaje de viajeros con visas B-1 y B-2 que deciden no retornar a Cuba y solicitar residencia legal en Estados Unidos.

    Pero a finales del 2013, 11 meses después de implementarse la reforma migratoria en Cuba, la Dirección de Inmigración y Extranjería (DIE)  del Ministerio del Interior reportó que de las 40, 212 personas que en ese período lograron viajar a Estados Unidos, el 60% no había retornado al país.

    VISAS DE NO INMIGRANTE PARA VISITAS FAMILIARES, INTERCAMBIOS CULTURALES Y VIAJES DE NEGOCIOS (2006-2016)

    2006 -   7,330
    2007 – 10,614
    2008 – 11,060
    2009 – 17,690
    2010 – 20,768
    2011 – 16,654
    2012 – 20,200
    2013 – 36,787
    2014 – 41,001
    2015 – 22,797

    Fuente: Departamento de Estado