Disidente Ferrer, tras las rejas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Berta Soler, líder de las "Damas de Blanco", grupo que aboga por la libertad de los presos políticos y el respeto de los derechos humanos.

    LA HABANA - Grupos de la disidencia interna cubana denunciaron este domingo que el ex preso político José Daniel Ferrer cumple dos semanas detenido en la ciudad oriental de Santiago de Cuba.

    Berta Soler, líder de las "Damas de Blanco", grupo que aboga por la libertad de los presos políticos y el respeto de los derechos humanos, señaló que "José Daniel lleva este domingo trece días preso injustamente".

    "Estamos realizando una campaña por la libertad de todos los presos políticos, pero principalmente en este momento por él, quien se encuentra detenido desde el día 2 de este mes", añadió.

    Ferrer, del "Grupo de los 75" de los disidentes condenados en la primavera de 2003 ya liberados, fue arrestado junto a otros opositores en las localidades de Palmarito de Cauto, Palma Soriano y Santiago de Cuba (oriente), la mayoría militantes de la organización ilegal "Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), que él encabeza.

    Soler declaró que las "Damas de Blanco" están exigiendo además, la liberación de sus integrantes Niurka Luque y Sonia Garro, quienes están detenidas desde mediados de marzo pasado y se encuentran ahora en una prisión de La Habana, tras asistir a misa en la iglesia a la que acuden los domingos y realizar una marcha.

    Por su parte, el portavoz de la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez, también denunció que Ferrer "permanece bajo arresto", aunque no descartó que se trate de otra detención con carácter temporal.

    Como miembro del "Grupo de los 75", Ferrer fue liberado en marzo pasado bajo la figura de "licencia extra penal" y estuvo entre los doce opositores de ese colectivo que se negaron a viajar a España como condición para salir de prisión.

    En los últimos meses Ferrer ha sido detenido por espacios cortos de tiempo en otras ocasiones y puesto en libertad sin cargos en La Habana y en Santiago de Cuba, la provincia donde reside, situada a unos 900 kilómetros al este de la capital cubana.

    El Gobierno cubano cataloga a los disidentes y opositores como contrarrevolucionarios y mercenarios al servicio de Estados Unidos.