Detienen a decenas de sospechosos en Europa

Detienen a decenas de sospechosos en Europa

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    NBC
    Operación policial en Bélgica.

    BRUSELAS, Bélgica - Más de dos docenas de personas fueron detenidas en Bélgica, Francia y Alemania mientras continúa la búsqueda de supuestos terroristas, indicaron las autoridades el viernes.

    Trece personas fueron arrestadas en Bélgica, y otras dos personas en Francia dentro de una operación antiterrorista tras un tiroteo el jueves en el que murieron dos supuestos terroristas, según las autoridades belgas, que buscaban a más sospechosos.

    Por su parte, las autoridades galas y alemanas arrestaron al menos a otras 14 personas sospechosas de tener lazos con el grupo armado Estado Islámico, y una estación de tren en París fue evacuada mientras se mantiene la alerta en Europa por posibles nuevos atentados terroristas.

    La policía belga asaltó el jueves un supuesto escondite terrorista en la ciudad de Verviers, en el este del país, matando a dos sospechosos e hiriendo y arrestando a un tercero.

    Vídeo: Detienen a decenas de sospechosos en Europa

    Vídeo: Detienen a decenas de sospechosos en Europa
    (Publicado viernes 16 de enero de 2015)

    Los terroristas estaban a horas de lanzar un plan para matar policías en la calle o en comisarías, indicó el magistrado federal belga Eric Van der Sypt.

    La operación incluyó una docena de registros en los que se encontraron cuatro armas de estilo militar, incluyendo rifles de asalto Kalashnikov, añadió Van der Sypt. "No puedo confirmar que hayamos detenido a todo el mundo en este grupo", señaló.

    Durante una visita a la conmocionada ciudad de París, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se reunió con el presidente francés, François Hollande, y visitó los lugares donde la semana pasada se registraron los peores atentados terroristas que sufre la ciudad en décadas. Veinte personas, incluyendo los tres agresores, murieron una serie de atentados contra un supermercado kosher, las oficinas del periódico satírico Charlie Hebdo y una agente de policía.

    Hollande agradeció a Kerry el apoyo ofrecido a Francia, diciendo: "Ustedes mismos fueron víctimas de un atentado terrorista excepcional el 11 de septiembre. Ustedes saben lo que eso significa para un país... Debemos encontrar respuestas apropiadas juntos".

    París está en su máximo nivel de alerta, y la policía evacuó la estación de tren de Gare de l'Est tras una amenaza de bomba. Se trata de una de las mayores estaciones de ferrocarril de París, y acoge rutas al este de la ciudad y a países al este de Francia.

    Por otra parte, al menos 12 personas fueron arrestadas en redadas antiterroristas en la región, indicó la fiscalía de París, en una operación contra personas asociadas a Amedy Coulibaly, el hombre armado que atacó un supermercado de comida kosher y dijo tener vínculos con la milicia extremista Estado Islámico. Fuentes policiales habían informado antes a la Associated Press de que estaban buscando de ocho a 10 posibles cómplices.

    En Alemania, la policía de Berlín detuvo el viernes por la mañana a dos hombres sospechosos de estar reclutando combatientes y proporcionando equipamiento y financiamiento a la milicia extremista Estado Islámico en Siria.

    En toda Europa ha aumentado el nerviosismo, mientras prosigue la caza de posibles cómplices de los tres terroristas de París, que murieron abatidos por la policía francesa. Las autoridades en Bélgica indicaron estar preparadas para más problemas al elevar el nivel de alerta terrorista del país del 2 al 3, el segundo nivel más alto.

    Hollande dijo que Francia está "librando una guerra" contra el terrorismo y no dará marcha atrás en sus operaciones militares internacionales contra extremistas islámicos, pese a los recientes atentados mortales. "No es una guerra contra la religión, es una guerra contra el odio", dijo el presidente en un discurso ante diplomáticos destacados.

    La redada belga en una antigua panadería fue otra prueba palpable de la presencia de células terroristas en el corazón europeo, mientras las fuerzas de seguridad se enfrentan a milicianos que podrían haber regresado de combatir en Siria junto a milicias extremistas. Las operaciones en Bélgica no mostraban ningún vínculo aparente con los atentados en Francia.

    Al levantarse el humo de los disparos, la policía continuó con registros en Verviers y la zona de Bruselas, buscando más pistas en una investigación de varias semanas que comenzó mucho antes de los atentados de la semana pasada en la zona de París y en los que murieron 17 personas.

    Y, a diferencia de los terroristas en París, los sospechosos en Bélgica al parecer apuntaban a objetivos más difíciles: instalaciones policiales. "Estaban a punto de cometer importantes atentados terroristas", dijo el magistrado federal Eric Van der Sypt en una rueda de prensa en Bruselas.

    Las autoridades belgas se movieron con rapidez, lanzando su operación en la localidad de Verviers para evitar lo que describieron como un gran atentado que iba a cometerse en cuestión de horas. "Muestra que tenemos que ser extremadamente cuidadosos", dijo Van der Sypt. Los sospechosos de Verviers "eran hombres muy bien armados" con armas automáticas, señaló. Algunos de los miembros de la célula "estuvieron en Siria y habían regresado", añadió.

    Las autoridades han dicho antes que 300 residentes belgas viajaron a Siria para combatir con milicias islámicas extremistas. No está claro cuántos regresaron.

    Previamente el jueves, las autoridades belgas dijeron que estaban investigando posibles vínculos entre un hombre arrestado en la sureña ciudad de Charleroi por tráfico ilegal de armas y Coulibaly, que mató a cuatro personas la semana pasada en el supermercado parisino.

    Varios países participan en la cacería de posibles cómplices de Coulibaly y los otros dos agresores en los atentados en Francia, los hermanos Cherif y Said Kouachi.

    Una fuente destacada de inteligencia iraquí dijo el viernes a la Associated Press que los servicios iraquíes de inteligencia advirtieron hace unos dos meses a sus colegas franceses de que un grupo relacionado con el grupo armado Jorasan en Siria estaba tramando un atentado en parís. La fuente habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizada a informar a los medios. Era imposible verificar la seriedad o lo avanzado de esa información. También el primer ministro iraquí advirtió en septiembre de posibles atentados en París o Nueva York.

    El parlamento francés aprobó este mes extender los ataques aéreos contra extremistas de Estado Islámico en Irak.