Denuncian 388 detenciones de disidentes

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El opositor cubano Henry Perales (frente) ofrece un testimonio según el cual fue violentamente reprimido por la policía junto a un grupo de disidentes cuando el pasado día 2 intentaron realizar una marcha pacífica denominada "Boitel-Zapata, vive" en la localidad oriental Palma Soriano.

    LA HABANA - La opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) afirmó que en diciembre se han registrado 388 detenciones temporales por motivos políticos en Cuba y denunció que en muchos casos hubo violencia. "Estamos muy inquietos por el aumento de lo que se llama represión política 'de baja intensidad' consistente en detenciones por horas, días o semanas", declaró a corresponsales extranjeros el portavoz de la ilegal pero tolerada CCDHRN, Elizardo Sánchez, en una rueda de prensa convocada en su domicilio. En lo que va de diciembre "hemos confirmado absolutamente -hasta ayer 18 de diciembre- 388 detenciones por motivos políticos, muchas de ellas con violencia", añadió. Sánchez opinó que la situación de los derechos civiles, políticos, económicos y culturales en Cuba "tiende a deteriorarse". El disidente expuso que en su último reporte ha documentado 52 casos de presos políticos más los 16 prisioneros de conciencia que fueron excarcelados con licencia extra-penal y están en sus casas. Como ejemplo de sus denuncias presentó el caso de Henry Perales, quien compareció en la misma rueda de prensa para denunciar que fue violentamente reprimido por la policía junto a un grupo de disidentes cuando el 2 de diciembre intentaban realizar una marcha pacífica en la localidad oriental de Palma Soriano. Perales, de 27 años y activo como opositor desde febrero según dijo, relató que él y sus compañeros fueron golpeados por agentes de seguridad y en su caso también por el conductor del autobús al que los llevaron. "Cuando subí (al autobús) manifesté 'vivan los derechos humanos' y el chófer (conductor) tenía una llave (herramienta) en la mano, me golpeó y cuando le dije asesino me volvió a dar otro golpe", dijo Perales. Explicó que la policía lo condujo a un puesto médico donde le aplicaron nueve puntos de sutura para curar las heridas que le habían causado los golpes, seguidamente estuvo detenido cuatro días y medio en un calabozo y después le liberaron sin cargos.

    Perales afirmó que tiene intención de presentar una "acusación formal" contra su presunto agresor. Por su parte, Elizardo Sánchez afirmó que la Comisión brindará a Perales ayuda legal para acusar penalmente a su agresor e insistirá en la responsabilidad política y moral" de las autoridades.