Cuba y EEUU colaborarán en salud y agricultura

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Josefina Vidal, jefa de EEUU en la Cancillería cubana, habló en conferencia de prensa al término de la reunión bilateral de este lunes.

    Cuba y Estados Unidos trazaron este  nuevas metas en áreas como salud y agricultura para normalizar sus vínculos tras haber logrado acuerdos en aviación civil, correo postal directo y convenios empresariales en telecomunicaciones, proceso que recibió un impulso con la visita del presidente Barack Obama a la isla.

    Delegaciones de los dos países se reunieron hoy en La Habana en el tercer encuentro de su comisión bilateral, mecanismo creado en agosto de 2015 para definir los sucesivos pasos en el proceso de acercamiento tras la apertura de embajadas.

    Las delegaciones coincidieron en que, desde la última reunión de la comisión bilateral en noviembre pasado, "ha habido un incremento de visitas oficiales en ambas direcciones", incluyendo la de Obama en marzo de este año, así como los "encuentros técnicos sobre temas de interés común y de instrumentos bilaterales suscritos para expandir la cooperación mutuamente beneficiosa", indicó a la prensa la directora para Estados Unidos de la Cancillería cubana, Josefina Vidal.

    Vidal encabezó las conversaciones por la parte cubana y por la parte estadounidense lo hizo la consejera del secretario de Estado, Kristie Kenney, acompañada del subsecretario de Estado adjunto para Latinoamérica, John Creamer, que liderará desde ahora las negociaciones con Cuba, en sustitución de Roberta Jacobson.

    Los dos equipos se propusieron "concluir nuevos acuerdos para cooperar en áreas como salud, agricultura, meteorología, sismología, áreas terrestres protegidas, respuesta a la contaminación por derrames de hidrocarburos o enfrentamiento al narcotráfico", señaló en conferencia de prensa Josefina Vidal.

    Se acordó también, según la parte cubana, la realización de visitas de alto nivel, intercambios técnicos en medio ambiente, cambio climático, hidrografía, tráfico de personas y fraude migratorio, además de iniciar un diálogo sobre propiedad intelectual y protección de marcas y patentes.

    "También conversaron sobre los diálogos de derechos humanos y reclamaciones y los Estados Unidos esperan sostener encuentros sobre estos temas en el futuro cercano", señaló por su parte un escueto comunicado de la embajada estadounidense en La Habana.

    La directora para Estados Unidos de la Cancillería cubana recordó que los avances en la esfera económico-comercial no han sido tan sustanciales debido a la vigencia del "bloqueo", cuyo levantamiento es una "prioridad esencial" para la isla, junto con la devolución de los territorios que ocupa la base naval de Guantánamo.

    "Persisten restricciones significativas a las exportaciones desde Estados Unidos, son pocos los productos cubanos que se permiten importar en ese país, no se autorizan inversiones estadounidenses en Cuba, excepto en las telecomunicaciones y no existen relaciones bancarias normales entre ambos países", explicó Vidal.

    La funcionaria cubana explicó que en la reunión presentaron a la delegación estadounidense una lista de catorce "afectaciones" que la isla ha sufrido en los últimos seis meses derivadas del embargo, como el cese de servicios financieros, el cierre de cuentas bancarias en terceros países y el rechazo de transacciones financieras realizadas por Cuba en monedas diferentes al dólar.

    Vidal recordó que, en el último medio año, Estados Unidos ha impuesto multas a tres empresas -una francesa y dos estadounidenses- por relacionarse con Cuba, lo que provoca un "efecto disuasorio e intimidatorio" que se ha traducido, por ejemplo, en que entidades que prestaban servicios financieros a las embajadas cubanas en Namibia, Canadá, Turquía o Austria, han suspendido esas operaciones.

    Sobre el levantamiento de la restricción a Cuba del uso del dólar, Josefina Vidal insistió en que la isla todavía no ha podido realizar operaciones bancarias en esa moneda con ninguna entidad, por el temor a multas y represalias y exigió a Estados Unidos acciones para comunicar y convencer a la banca internacional de que ya no hay riesgo en operar con Cuba.

    Sin embargo, Vidal señaló que, aunque Cuba pudiera realizar operaciones en dólares, no podría hacer pagos directamente a empresas de Estados Unidos, ya que no se permite todavía a los bancos cubanos abrir cuentas de corresponsalía en entidades de ese país, lo que obliga a hacerlo mediante terceros países y pagar comisiones.

    Las partes acordaron celebrar la cuarta reunión de la comisión bilateral en septiembre de 2016 en Washington; y mañana, en La Habana, mantendrán un nuevo encuentro técnico sobre aplicación y cumplimiento de la ley entre autoridades de ambos países, asunto que incluye la lucha contra el narcotráfico, la trata de personas y el fraude migratorio.