Corte Penal en contacto con hijo de Gadafi

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    Saif al Islam, uno de los hijos del fallecido ex líder libio Muamar Gadafi, el pasado 23 de agosto.

    LA HAYA - El fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) afirmó este viernes que mantiene "contactos informales" con Saif al Islam, hijo del difunto líder libio Muamar Gadafi, sobre su posible rendición al Tribunal, que lo busca por crímenes contra la humanidad.

    "Tenemos contactos informales con Saif a través de intermediarios", declaró el fiscal Luis Moreno Ocampo, citado en un comunicado. "La oficina del fiscal le dijo claramente que si se rinde a la CPI, tendrá derecho a ser escuchado ante la Corte y será inocente hasta que se demuestre lo contrario", añadió.

    Saif al Islam, de 39 años, es buscado por la CPI por crímenes contra la humanidad cometidos desde el inicio de la revuelta, a mediados de febrero, contra el régimen de su padre, Muamar Gadafi.

    Sucesor tácito de su padre, fallecido el 20 de octubre a manos de combatientes del nuevo régimen libio y "primer ministro de facto" del ex régimen, según la CPI, Saif al Islam es objeto de una orden de captura de la Corte desde el 27 de junio y de una "notificación roja" de Interpol desde el 9 de septiembre.

    Según responsables tuaregs, Saif al Islam llegó el martes a la frontera de Níger para refugiarse. Por su parte, el diario sudafricano Beeld informó el jueves que un grupo de mercenarios sudafricanos trataban de sacar de Libia a Saif al Islam.

    "También nos enteramos por medios informales que un grupo de mercenarios ofreció transferir a Saif a un país africano que no es un Estado parte del Estatuto de Roma", el tratado fundador de la CPI, añadió el fiscal argentino.

    Moreno Ocampo aseguró que la fiscalía "está redoblando esfuerzos" para detener a Saif al Islam y al ex jefe de los servicios secretos militares libios, Abdalá al Senusi.

    La OTAN decidió formalmente este viernes poner fin a partir del 31 de octubre a su operación de siete meses en Libia, pese a los llamamientos del Gobierno de transición libio para que continúe sus patrullas aéreas hasta fin de año.