Continúa violencia en Siria

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    Una multitud despliega una bandera gigante de Siria para mostrarle su apoyo al presidente Bashar Al Asad, este jueves 3 de noviembre en la ciudad de Tartous, al noroeste de Damasco.

    DAMASCO - Las fuerzas de seguridad sirias mataron a 20 civiles en Homs y detuvieron a varias decenas en todo el país, al día siguiente de que Damasco aceptase el plan árabe para poner fin a la represión del movimiento popular de protesta contra el régimen.

    La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, urgió a Siria a poner en marcha "rápidamente" el plan de salida de la crisis de la Liga Arabe, aceptado por el presidente Bashar Al Asad, para poner fin a la violencia que ya causó, según la ONU, 3,000 víctimas mortales desde que se inició la revuelta el pasado mes de marzo.

    El miércoles, el gobierno sirio aceptó "sin reservas" el plan de salida de la crisis que prevé la interrupción de la violencia, liberación de detenidos por las protestas, salida de las tropas de las villas y libre circulación de observadores internacionales, antes de la apertura de un diálogo entre el régimen y la oposición.

    Sin embargo la represión continúa, denunció el jueves el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres.

    Las fuerzas de seguridad procedieron, al igual que todos los días, a decenas de detenciones. "Más de 80 personas fueron arrestadas el jueves al amanecer en Deir Ezzor y en las localidades vecinas", denunció la ONG. Pese al plan árabe, la violencia ya causó 34 muertos el miércoles.

    Aunque saludaron el plan de la Liga Arabe, los militantes opositores se mantienen escépticos sobre las "intenciones reales" del gobierno y dudan de que éste acepte "todas las cláusulas previstas en el plan".

    Este jueves, en El Cairo, el máximo responsable de la Liga Arabe, Nabil al Arabi, mantuvo una reunión con una delegación del Consejo Nacional Sirio (CNS), que agrupa a la mayoría de los opositores al régimen del presidente al Asad.

    Uno de los integrantes del comité ejecutivo del CNS, Samir al Nashar, dijo a la prensa, tras entrevistarse con Arabi, que la oposición no negociará con el poder sirio.

    Simultáneamente, miles de sirios desfilaron en apoyo al presidente Asad en la ciudad costera de Tartus. La televisión pública mencionó que "centenas de miles de personas se manifiestan en apoyo a la decisión nacional y rechazar toda injerencia extranjera".