Conocido cementerio bajo asedio de banda de ladrones

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    En lo que va de año, la Policía de Miami ha reportado 14 robos en autos en este cementerio, ubicado en la avenida 8 del suroeste y la calle 32, en el corazón de Miami hispano. (Published jueves 26 de mayo de 2016)

    Uno de los históricos cementerios de Miami, Caballero-Rivero, está siendo objeto de una banda de ladrones en los últimos meses.

    Las cámaras de Telemundo 51 patrullaron recientemente el lugar, junto al oficial Miguel Mercado.

    “Muchas de las víctimas de los crímenes han sido seguidas por estas personas que las han observado en otra localización, por ejemplo en una estación de gasolina o en un supermercado, donde ve que la víctima es una persona mayor, o que no se puede defenderse por sí misma”, explicó Mercado, de la Policía de Miami.

    En lo que va de año, la Policía de Miami ha reportado 14 robos en autos en este cementerio, ubicado en la Calle 8 y la avenida 32 del suroeste, en el corazón del Miami hispano.

    “Ellos dejan el carro desatendido y van obviamente a ver la tumba de sus seres queridos y mientras están envueltos con sus seres queridos, ellos vienen en cuestión de segundos y les rompen el cristal del carro, y les llevan computadoras, celular, y la cartera con todas las pertenencias dentro”, agregó Mercado.

    El pasado 6 de mayo, un auto Nissan blanco fue captado en cámara huyendo a alta velocidad por la puerta principal del cementerio.

    “Pudimos leer la placa del carro y una hora después de haber cometido el crimen, los individuos estaban en una tienda Target  de Miami Beach usando su tarjeta de crédito antes de que la víctima reportara la tarjeta robada”, dijo el comandante Armando Aguilar, de la Policía de Miami.

    Según las autoridades, el ladrón rentó un vehículo en Fort Lauderdale con una identificación robada en noviembre del 2015.

    Las autoridades advierten a los visitantes del cementerio: No dejen objetos de valor ni pertenencias visibles en sus autos.

    Para evitar que sigan ocurriendo estos delitos, la policía ha aumentado la vigilancia dentro del cementerio. Mientras, la administración del cementerio ha redoblado la seguridad y trabaja en conjunto con las autoridades para encontrar a los malhechores.