Cien días de Ollanta

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    El presidente de Perú Ollanta Humala saluda el 4 de octubre cuando participó de un entrenamiento de la selección nacional del fútbol.

    LIMA - El presidente Ollanta Humala, un nacionalista de izquierda, cumple cien días de un gobierno sobrio y con una popularidad por encima del 60%, acechado por una derecha desplazada del poder y recelosa de un vuelco en la economía que aleje a Perú del alto crecimiento de los últimos años.

    Humala, el primer mandatario de orientación izquierdista que llega al poder en más de 30 años, ha dado muestras en los primeros 100 días de su mandato de cinco años de que mantendrá una política de estabilidad económica, dando seguridades a los inversionistas, dijeron analistas consultados por la AFP.

    "Humala está actuando de una manera mucho mejor de la que sus críticos más duros habían pensado y eso se expresa en los niveles de aprobación a su gobierno", opinó el politólogo Aldo Panfichi, de la Universidad Católica.

    Las más recientes encuestas coinciden en que el mandatario tiene una aprobación que fluctúa entre 60 y 62%, en contraste con Alan García, que dejó el gobierno con un 30%, a pesar de que el año pasado el país tuvo un crecimiento de 8,8% y tiene una proyección para este año de 6% en promedio.

    "Lo principal es haber dado estabilidad económica; eso es un punto clave y por ahora se ha reducido alguna inclinación hacia el populismo y el estatismo", apuntó, por su parte, el analista Luis Benavente, de la Universidad de Lima.

    Hay un sector de la oposición, que se expresa en una parte de la prensa, que "reacciona negativamente, viendo fantasmas donde no hay, lo que demuestra que tiene una sensación de pérdida de poder", estimó Giovana Peñaflor, presidenta de la Consultora Imasen.

    El caso del vicepresidente Omar Chehade, acusado de presunto tráfico de influencias, se ha convertido en la principal prueba de fuego para Humala, a quien opositores y figuras cercanas al gobierno reclaman una solución política que podría pasar por el alejamiento de Chehade de su cargo a fin de no afectar uno de los principles objetivos de su gobierno, que es la lucha contra la corrupción.