Cain reconoce que llegó a un acuerdo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    El aspirante a la candidatura presidencial republicana, Herman Cain, pronuncia unas palabras ante unos empresarios el lunes 31 de octubre en Washington.

    WASHINGTON - Herman Cain, uno de los favoritos para ganar las primarias republicanas estadounidenses, reconoció este martes que había llegado a un acuerdo en los años 90 con una mujer que le acusó de acoso sexual, tras denunciar una campaña de "difamación" para sabotear su candidatura.

    Cain, el único negro entre los ocho candidatos republicanos, había asegurado el lunes no haber "agredido jamás a nadie sexualmente", en relación a las revelaciones que contenía el domingo el periódico Politico.com, según las que estaba implicado en dos casos de acoso sexual.

    Pero, aunque aseguró en un primer momento que no se acordaba de haber llegado a ningún acuerdo amistoso con sus acusadoras para poner fin a sus denuncias, más tarde cambió su discurso.

    En la noche del lunes, Cain admitió en la cadena PBS recordar un "acuerdo" al que llegó con una mujer que le acusaba de gestos inapropiados en la Asociación Nacional de Restaurantes, de la que él era director.

    "Sabía que se había llegado a un acuerdo. Pero como (la suma) era mínima, no pasó directamente por mí", declaró este ex propietario de una cadena de pizzerías de 65 años.

    Este martes por la mañana, en CNN, Cain entró en los detalles del caso: "No me acuerdo exactamente de la suma, pero durante las negociaciones con mi abogado, (el abogado de la acusadora) se dio cuenta de que, por falta de testigos, su denuncia no se sustentaba".

    Una de las dos mujeres que acusaron a Cain quiere que se levante la cláusula de confidencialidad que tiene que respetar para poder explicarse, según dijo su abogado, Joel Benett, al Washington Post.

    Por su parte, Cain aseguró que se ha lanzado una "campaña de difamación" para perjudicarle por parte de alguien interesado en poner fin a su ascenso en las encuestas para las primarias republicanas, que lidera junto al gobernador de Masachussets, Mitt Romney.